La escasez es la que le da fortaleza al maíz

A nivel mundial, la cifra de producción del cereal se sigue ajustando. En un mes, el volumen se redujo 8,24 millones de toneladas. Por Pablo Adreani

Compartir:

En nuestra columna de la semana anterior anticipábamos que el próximo producto que podía comenzar la construcción de un mercado alcista era el maíz. Nunca más oportuna nuestra opinión para aquellos lectores que nos acompañan sábado a sábado y a los que podemos ayudar para que puedan tomar decisiones acertadas.
El informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), publicado el pasado 12 de enero, arrojó sorpresas tanto en soja como en maíz.
En el caso del cereal, el principal factor que impacto en la suba de los precios en Chicago, a minutos de haberse conocido el informe, fue la reducción en el estimado de producción de maíz estadounidense.
En efecto, la nueva estimación del Usda es una producción de 360,25 millones de toneladas, contra su estimado del mes previo de 368,49 millones.
La diferencia significa una caída de 8,24 millones de toneladas. En el mismo informe, el Usda proyecta una reducción de las exportaciones de maíz americano, siendo ahora de 64,77 millones, contra 67,31 millones del mes previo anterior.
En consecuencia, se produce una caída en el volumen de existencias finales de maíz estadounidense de 3,81 millones de toneladas.
Otros datos de impacto para el mercado ha sido la reducción en el estimado de producción de maíz en la Argentina –baja de 49 millones de toneladas a 47,5 millones de toneladas– y en Brasil, que cae desde 110 millones de toneladas a 109 millones de toneladas.
Después de conocido el informe, el maíz sobre Chicago subió más de 15 dólares por tonelada: pasó de 197 dólares a 212 dólares por tonelada. Mientras tanto en la Argentina el mercado de maíz reaccionaba con fuertes subas llegando a pagarse por el disponible entre 215 y 220 dólares contra descarga, a mitad de semana.
La soja sigue firme
Otra de las sorpresas que produjo el Usda fue en el balance de oferta y demanda de la soja a nivel global y por cada país productor y exportador.
La primera gran sorpresa ha sido que el organismo no ha modificado su estimación de producción de soja de Brasil, la mantiene en 133 millones de toneladas.
Mientras que consultoras privadas en Brasil están estimando un volumen de producción de 120 a 125 millones de toneladas. Este es el principal factor de mercado que falta aún por definirse; cuando esto suceda tendrá impacto inexorable en el mercado.
Consultores brasileños conservadores dicen que hay que esperar el comportamiento del clima en Brasil en lo que queda de enero y todo febrero.
Aseguran que, de acuerdo con las lluvias de este verano, podrán tener una mejor percepción del volumen final de la cosecha de soja brasileña. También llama la atención el ajuste de dos millones de toneladas menos que el organismo corrigió sobre la cosecha de soja en Argentina: ahora en 48 millones de toneladas contra 50 millones del mes anterior. Esta el final abierto. (Agrovoz)


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •