Un presente en calma, un futuro esperanzador

Asi se desprende el hoy y el mañana de la ganadería según el reconocido asesor Víctor Tonelli

21

El asesor ganadero Víctor Tonelli habló sobre el futuro del negocio de la ganadería y vislumbró las buenas oportunidades de mercado que se les presentan a la ganadería argentina en un futuro no muy lejano:
“Cuando los satélites van encontrando la misma órbita, el futuro es inimaginable”, indicó. Y agregó: “Hemos tenido tantos golpes, tantas desazones. Es como que a través del tiempo los ganaderos en general sentimos que somos el pato de la boda. Y la verdad, cuando uno se proyecta hacia adelante, la ganadería es el cisne del negocio porque es un producto que cada vez tiene más demanda y hay más consumidores dispuestos a requerirla y a pagarla muy bien. Entonces, me parece que tenemos como una gema que hay que terminar de pulir. Estamos preparados y en camino a eso”.
– Lo interesante es que además ahora tenemos los números. Es decir, por ejemplo para poder exportar a China un determinado número necesitamos un porcentaje de hacienda comprada
– Claro, porque no van todos los cortes. Por ejemplo, hasta ahora no va ningún corte con hueso, lo cual significa el 18% de la res. Adicionalmente, hay ciertos cortes que en términos relativos tienen mayor demanda por la cultura gastronómica de cada país.
Lo interesante de este modelo de crecimiento, de nuevos mercados y nuevos desarrollos, es que lo que en el pasado parecía una utopía hoy nos supera. Entonces, el año pasado estar vendiéndole el 55% del volumen a China y en enero ascender al 68% es algo impensado. Generamos una integración de valor extraordinaria.
A mí me apasiona lo que viene, me parece bueno lo que pasó y analizar para atrás. Cuando veo la demanda internacional de estos mercados que parecerían no tener límites en su demanda, y que esa demanda sea de lo que nosotros consideramos sub-productos, es extraordinario.
Si logramos entender que el negocio es integrar cada pedazo en el mejor lugar comercial no tenemos límites. Para eso hay que trabajar con las políticas, las asociaciones y la diplomacia, para abrir, generar y mejorar los mercados.
Este gobierno ha entendido este modelo, ha sido muy abierto, por eso vemos como hemos crecido en las exportaciones exponencialmente y no vemos límites. Cuando los satélites van encontrando la misma órbita, el futuro es inimaginable.
– Además estamos a la expectativa de exportar congelado, con y sin hueso, para China
– Sí, eso ya está. Ochocientos pesos la tonelada puesta en el frigorífico contra ochocientos dólares la tonelada puesta en China, entonces nos preguntamos, ¿de qué estamos hablando? Es magnífico y muy alentador. Lo único que espero es que el productor tome conciencia que el esfuerzo adicional en las recrías para ir generando el animal que estamos buscando es justificado.
– Venimos a la realidad, tenemos que ver qué pasa el próximo mes y todo eso que no se encerró va a comenzar a llegar al mercado
– Para ponerlo en números, el faltante se debió fundamentalmente a esta devaluación importante del mes de agosto que descolocó las relaciones e hizo que mucha gente por el valor del maíz sacarán o no encerrara animales en los feed lots y fueran a campo, aprovechando una buena primavera.
Ese proceso en algún momento del otoño, probablemente abril, empiece a aparecer en el mercado. Va a haber una vuelta de la oferta. Me da la impresión que los que tienen para vender van a aprovechar los precios de hoy porque esto no es eterno.
Creo, sin dudas, que las exportaciones van a ser el motor o el gran distorsionador para la generación de nuevos valores.
– Hay preocupación acerca de estar siempre arriba del 45% de faena de toda esa vaca que sale por todo el interior
– El peso mínimo de faena a mi gusto es casi una utopía porque en realidad nadie vende liviano porque le guste, el productor vende liviano porque el mercado le da alguna señal.
Razón por la cual, tiendo a pensar que los mercados van a ir respondiendo a los estímulos.
En tanto, la faena de hembras es preocupante y es explicable básicamente por las altísimas tasas. No lo veo como algo grave, sí preocupante. (Infosudoeste)