Pese a la seca y la sobreoferta, el precio comenzó a recuperarse

Aunque faltan lotes buenos, bien terminados, la carne vacuna es percibida por los consumidores como muy barata en relación con el resto los alimentos y de otros bienes y servicios. Por Ignacio Iriarte

Compartir:

Pese a la seca y a la sobreoferta de hacienda, el precio del ganado –después de una caída del 40% en términos reales en ocho meses– ha comenzado a recuperarse.
Faltan lotes buenos, bien terminados, y la carne vacuna es percibida por los consumidores como muy barata en relación con el resto los alimentos y de otros bienes y servicios.
También se observa en estas últimas dos semanas una recuperación del mercado chino, con una mejoría en los precios FOB y con un cambio en las perspectivas: al levantarse las fuertes restricciones propias de la política de Covid 0, y al contagiarse masivamente la población, se comienza a vislumbrar un fuerte rebote en la actividad económica, lo que ya se está reflejando en los precios internacionales de muchas materias primas, entre ellas la carne vacuna.
El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ha revisado hace unos días sus estimaciones sobre las importaciones de China de carne vacuna, corrigiéndolas fuertemente a la suba, previendo ahora nuevamente un aumento de las compras para 2023.
El valor del R&L Hilton, por una menor oferta de Sudamérica, muestra también una recuperación del orden del 15% en pocas semanas, y las principales monedas que afectan a las exportaciones de carne vacuna argentina (euro, yuan, real), reflejan en estas últimas semanas una auspiciosa recuperación frente al dólar.
Hay abundancia de hacienda falta de estado y terminación, pero el precio de la carne al mostrador se ha atrasado excesivamente; los mercados externos muestran una recuperación auspiciosa, y los precios del ganado para faena han comenzado a revertir las enormes pérdidas que en términos reales han venido experimentando desde el otoño pasado. Solo falta que llueva.

Tiende a mejorar la situación del Mercado Chino
Inesperadamente, tiende a mejorar la situación en el mercado chino. Desde principios de diciembre, cuando se liberalizó la política de Covid 0, se ha contagiado y enfermado con el virus un porcentaje altísimo de la población: la Universidad de Beijing calculaba hace una semana que al menos el 65% de la población de China ya se ha contagiado.
El avance de esta subvariante del Ómicron, mucho más contagiosa pero menos letal que todas las conocidas hasta ahora, ha sido fulminante, generando una enorme camada de ciudadanos que se ha enfermado tempranamente, se han curado y que hoy ya han vuelto a su actividad habitual.
Si bien el avance del virus no se detiene –ahora está llegando al interior del país–, las autoridades creen que lo peor ya pasó y que el contagio masivo y el pico de la crisis han sucedido mucho antes de lo esperado. Con los festejos del Año Nuevo Lunar, que empieza el 21 de enero, y que supone el viaje de cientos de millones de personas al interior del país, puede completarse el contagio masivo. Se desconoce fehacientemente el número de muertos.
China no dejó en los meses recientes, aun en la etapa más restrictiva de la política de Covid 0, de importar enormes volúmenes de carne vacuna. En noviembre, último dato conocido, compró 250 mil toneladas en el exterior, un 38% más que igual mes del año anterior.
Los precios internos de la carne vacuna siguen siendo mucho más altos que los precios de la carne importada, y la caída del precio de importación de los cortes provenientes de Brasil, Argentina o Uruguay, que han bajado un 35% en los últimos cinco meses, estaría estimulando a los importadores a apropiarse de esta considerable diferencia entre precios internos y precios de importación.
En diciembre, Brasil, que provee el 40% de las importaciones chinas, embarcó al gigante asiático 98 mil toneladas, volumen que está por debajo del récord de septiembre (137 mil toneladas), pero que igual es altísimo.
En noviembre, China absorbió el 82% de las exportaciones argentinas, y con el avance de la seca y el aumento consecuente de la oferta ganadera, el mercado chino resulta como nunca decisivo para nuestra ganadería. (Agrovoz)


Compartir: