“Las elecciones fueron un espaldarazo a nuestra gestión”

Alfonso Bustillo, flamante presidente de la Asociación Argentina de Angus, valoró el resultado de los comicios porque “el 65% de los socios avaló lo que venimos haciendo. Y eso significa que llevamos adelante una tarea exitosa”, indicó en CAMPO total radio. Los desafíos de ahora en más

Compartir:

El ingeniero agrónomo Alfonso Bustillo transita sus primeros días como presidente de la Asociación Argentina de Angus, es parte de la continuidad de una gestión que lleva más de una década al frente de la entidad que congrega a la raza más importante del país y que tuvo como cara visible al saliente Alfredo Gusmán. “Llegamos a las elecciones mostrando lo que hicimos y lo que estamos haciendo. Nosotros venimos trabajando hace mucho como grupo y hemos tenido, considero, una gestión exitosa”, analizó el inicio de su contacto con CAMPO total radio.
Las elecciones del último 5 de noviembre fueron las terceras en los 101 años de historia de la Angus, lo que marca que es atípico que se lleven a cabo comicios en la entidad, también que hubo un grupo de socios que entendió que era necesario que los hubiera y un oficialismo que lo tomó como una oportunidad para hacer un balance de gestión. “Ir a elecciones es parte de las reglas del juego. No es indispensable, pero en determinadas circunstancias suma, y mueve un poco las bases. Hay que ponerse a pensar qué está pasando que aparece una lista opositora. Considero que fue algo positivo”, explicó.
“Mal no vino enfrentar una elección y ver qué piensan los socios. Y el 65% de los 850 que votaron nos avalaron. Es un espaldarazo a nuestra gestión, en la que hemos fortalecido la institución, hemos consolidado programas y también una situación económica”, agregó en su charla radial el titular de la cabaña La Llovizna, que con 75 años de trayectoria es el segundo establecimiento en actividad más antiguo registrado en la Sociedad Rural Argentina.
La necesidad de enfrentar una elección hizo que desde el directorio hiciera un análisis pormenorizado del padrón de asociados y visualizar que hay un trabajo de captación para hacer. “Nos hemos dado cuenta la sociedad que tenemos y también la los socios por sumar que hay. Así que trabajamos en pos de lograr eso, para que sientan que acceder a los beneficios de la Asociación es sumamente ventajoso para ellos”, indicó.
Y en este sentido, Bustillo destacó las bondades del programa de Madres de Angus Seleccionadas (MAS). “El criador lo único que tiene que hacer es hacerse socio, que no tendrá costo ese primer año, recibe a un inspector en su campo -que le cobra el costo de la inspección- le marca las vacas que considera que son aptas y esa vaquillona cuando vaya al remate tendrá un adicional de precio de un 20% respecto a una vaquillona general. Lo hemos medido”, aseguró.
“Además, acceder al programa MAS es el escalón inicial para en dos generaciones llegar al puro controlado, que en el remata vemos que la diferencia con la hacienda general es enorme. Cualquier vaquillona PC se pagó entre 150.000 y hasta 250.000 pesos, contra 90.000 o 100.000 mil pagados por una vaquillona general. Eso es producto de meterse en un programa, ser prolijo y ordenar el rodeo nada más”, completó.
Cuestión genética
Entonces la charla derivó en la importancia de incorporar genética y el impacto que tiene en los rodeos. Bustillo consideró que “el gente empieza a valorar el factor genético. El criador puede lograr maximizar el manejo de la nutrición, de la alimentación, de la sanidad, pero si no tiene genética eso no se puede expresar. Entonces se va dando cuenta y cada vez trabaja mejor”, comentó.
“El ganadero dejó de ser un improvisado, se transformó en un empresario, pequeño, mediano, grande, no importa; ya el manejo de todas las variables de producción están optimizadas, y cuando uno tiene todo eso optimizado la genética explota y da un adicional que sin dudas se paga”, manifestó el nuevo presidente de la Angus.
“Si hacemos el mismo manejo y logramos menor mortandad al nacer porque usamos genética que tiene facilidad de parto, y a su vez que crece y nos mete 15 o 20 kilos más al destete, queda claro todo lo que nos da la genética con una inversión mínima en cuanto a los costos totales de producción de una empresa ganadera”, agregó.
Bustillo, en la continuidad de su análisis, celebró que los productores dejaron atrás el mito del pedigree y cada vez son más los que lo incorporan. “Hoy en día la única diferencia entre el pedigree y el puro controlado es que uno se registra en la Sociedad Rural y el otro en nuestra Asociación. Pero se manejan por igual en la mayoría de las cabañas, es todo lo mismo, es genética que va a querer expresarse”, aseguró.
“El productor no tiene que tener miedo al pedigree, tendría que estar mucho más tranquilo porque tiene información fehaciente de lo que ese animal le va a dar”, expresó.
Por último, destacó la consolidación del programa Carne Angus Certificada, que hoy certifican y exportan 18 frigoríficos; el convenio para llevar adelante el programa genético del rodeo Angus de España; y la inversión realizada con fondos genuinos para tener un predio propio en el Mercado Agroganadero de Cañuelas.


Compartir: