La CEEA no avalará un cepo parcial a la carne

Los presidentes de las entidades rurales se reunieron con representantes del Consorcio ABC. Un levantamiento a medias de las restricciones para exportar es rechazado por el campo.

Compartir:

“No aliviará el bolsillo del consumidor y va a bajar el precio al productor, desalentando la actividad ganadera”, dijo Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, al término de una reunión que mantuvo la Mesa de Enlace con frigoríficos exportadores, en donde se manifestó la insatisfacción con la posibilidad de un levantamiento parcial del cepo a las exportaciones de la carne.
“No estamos conformes en que haya acuerdos sin que esté presente la representación de los productores”, se quejó Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).
Y Carlos Achetoni agregó: “Molesta principalmente las formas inconsultas del gobierno con el sector primario”.
También participó Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), desde donde se ha solicitado el levantamiento total de las restricciones.
Visiones
En la sede nacional de la entidad cooperativa, este miércoles a la noche también dijeron presente Mario Ravettino, presidente del consorcio ABC, y otros industriales de la carne como Alejandro Dubois, Martín Costantini, Hugo Borrell y Carlos Riusech. “Fue una muy buena reunión de trabajo y entendimiento”, dijo Ravettino.
“Dialogamos para interiorizarnos, a la espera de ver qué camino toma el Gobierno. Entre todos buscamos un mejor porvenir para el sector productivo, los consumidores y el país”, reflejaron voceros de la Mesa de Enlace.
Y explicaron que están “convocando a entidades y actores relevantes para dialogar y acordar porque es un conflicto central, neurálgico. Nuestra intención y vocación de diálogo no es una cuestión declamativa, de hecho nunca cesó. Pedimos una audiencia al presidente y ha ninguneado al sector de la producción”.
En ese sentido, al acuerdo anunciado lo consideraron como “trascendidos”. Y cuestionaron tanto las restricciones para ciertos cortes como los cupos a la exportación.
“La salida auténtica es producir más. Si queremos carne más barata para el mercado doméstico tenemos que incentivar para que se produzca más y volver al ratio de dos cabezas por habitante”, propuso Iannizzotto.
Y reclamó: “Los gobiernos, la dirigencia política, debe ponerse de acuerdo para que la Argentina tenga un stock de 90 millones de cabezas, esa es la forma más genuina de lograr tener carne barata. Indefectiblemente hay que aumentar el stock, y mientras tanto abordar la coyuntura, pero con la producción en la mesa, no corrida a un lado”.
Precios
En tanto, sobre la discusión inflacionaria, Iannizzotto afirmó que “en este caso el sector productivo funciona como oferente de carne y al incrementar la competencia entre matarifes impide que pocos actores concentren el poder de mercado y sean formadores de precios”.
“Por eso desde Coninagro siempre remarcamos que, de hecho, una genuina forma de moderar el precio final que paga el consumidor es incentivar y promover mayor producción, para que a mayor oferta de bienes se regule el precio de los canales que demandan carne”, continuó.
Y concluyó que “en la desagregación del precio, es importante ser pedagógico para que la gente pueda comprender”.
“Los dirigentes también estamos para explicar y que se interpreten dos efectos de este mal endémico que azota a nuestro país: primero, produce alza de precios, a su vez disminuye el poder adquisitivo de los ciudadanos, por ende decae el consumo entre la población más pobre y la clase media es afectada por la suba de la inflación. En tanto, las empresas necesitan mayor cantidad de dinero para absorber costos y es allí donde radica el problema del empleo”, cerró. (Agrovoz)


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •