Cuota Hilton: por la pandemia perdidas por U$S 20 millones

Según el Rosgan, quedará un saldo de unas dos mil toneladas de carne sin enviar a Europa. Argentina, de todos modos, se mantiene como el país que más cumple con el cupo.

Compartir:

El mercado ganadero de Rosario (Rosgan) estimó que los efectos negativos de la pandemia de coronavirus dejarán una pérdida de ingresos de 20 millones de dólares en el caso de las exportaciones de carne bovina incluidas en la Cuota Hilton.
Esto es producto de que quedarían sin enviarse unas dos mil toneladas de las 29.500 que tiene Argentina asignadas para el ejercicio anual que finaliza el 30 de junio, y que tienen un valor unitario que ronda los 10 mil dólares.
De todos modos, en el mapa mundial de los proveedores de cortes de primera calidad al Viejo Continente, Argentina es el que asoma mejor parado, de acuerdo con la entidad rosarina.
Panorama
Según el Rosgan, a casi dos meses de haberse registrado las primeras señales de disrupción de compras del mercado europeo, aun no hay perspectivas claras de recuperación.
Desde el 18 de marzo, hubo una semana sin certificaciones (entre el 18 y el 24 de marzo) y luego el volumen registrado en abril estuvo a la mitad del año pasado.
El Rosgan asegura en este contexto que los frigoríficos que exportan Hilton están sufriendo una suerte de “Doble Nelson”: esta caída de las operaciones se combina con una baja de los valores a los que se están realizando negocios.
“Con un segmento de hoteles y restaurantes totalmente aniquilado, los embarques que se siguen haciendo son los destinados a abastecer grandes cadenas de supermercados, mercado que normalmente no paga los mismos valores y más aún en un contexto recesivo como el actual”, explica el Rosgan.
En la semana del 22 al 28 de abril, el valor promedio de las 190 toneladas certificadas fue de 10.282 dólares, 15 por ciento menos que la semana anterior y 6,5 por ciento por debajo del mismo período del año pasado.
Mapa
Esta situación trasciende al mercado argentino: según datos de la Unión Europea al 31 de marzo, todo el contingente de proveedores había cumplido hasta esa fecha solo el 56 por ciento del cupo 2019/20.
Argentina lidera el listado, al haber exportado ya el 83 por ciento de su cuota, seguida por Uruguay, con el 63 por ciento, y Australia, con el 38 por ciento.
“Es decir, que respecto de los otros orígenes, Argentina exhibe un nivel de ejecución de entre 20 y 40 puntos superior, lo que la posiciona sin dudas en una situación muy diferente al resto de los países”, remaca el Rosgan.
Si se suman los datos de abril o los acumulados hasta el 31 de marzo, Argentina lleva certificadas 25.350 toneladas que significan un nivel de ejecución cercano al 86 por ciento, solo cinco puntos porcentuales por debajo del año pasado que fue el primero en una década en el que se cumplió con la totalidad del cupo.
Pérdidas y el factor China
“Lejos de relativizar la situación, no podemos dejar de ponderar las implicancias de llegar al final del ciclo sin haber podido ejecutar la totalidad del contingente. Asumiendo que el ritmo de certificaciones se mantiene estabilizado en torno a las mil toneladas mensuales, conforme a lo registrado durante abril, a fin de junio estaríamos arribando con un saldo pendiente de ejecución de aproximadamente 2.000 toneladas”, estima el Rosgan.
Como se mencionó, a valores de 10 mil dólares la tonelada, implicarían una pérdida de ingresos por 20 millones de dólares.
Si bien la situación no es la ideal, para el Rosgan no es tan problemática. Gran parte de ese saldo se podría cubrir con el crecimiento esperado de los envíos a China.
A un precio de cuatro mil dólares que es el que está pagando el gigante asiático hoy por la carne argentina, con solo adicionar cinco mil toneladas más a los embarques, se estaría cubriendo la caída de ingresos generada por las menores compras de Europa.
Además, la curva de contagio del Covid-19 comienza a descender en el Viejo Continente en paralelo al arribo del verano del hemisferio norte, oportunidad en que el consumo de carnes suele repuntar, y eso también ofrece un horizonte más optimista.
“A medida que comience a reactivarse el segmento de hoteles y restaurantes con la misma circulación interna del turismo europeo, la demanda sin dudas podrá comenzar a recomponer sus ofrecimientos. Para ese entonces, pasada la tormenta, ya estaremos transitando el ciclo Hilton 2020/21 y los fundamentos del mercado de carne serán muy distintos a los actuales”, cierra el Rosgan. (Agrovoz)


Compartir: