Enfoque territorial: Ni muy muy, ni tan tan

Análisis del comportamiento de Índices de vegetación (IVN) obtenidos de imágenes satelitales de resolución espacial intermedia (MODIS) y el seguimiento a campo desde las agencias de extensión.

Compartir:

Para presupuestar los recursos forrajeros disponibles para la planificación de la nutrición de los rodeos resulta de suma importancia conocer las características y demandas nutricionales del rodeo, como también la disponibilidad forrajera con los que se cuenta.
Como aporte de herramientas para la gestión de la empresa ganadera y el manejo de los rodeos, desde la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA, mediante el uso de imágenes satelitales se realizan informes periódicos que permiten conocer el estado de la vegetación y disponibilidad de recursos.
A través de un informe reciente sobre el “Estado de la vegetación”, en la región de la Cuenca del Salado, los profesionales de la Experimental del INTA dan cuenta de la situación a partir de “una mirada integral que conjuga la información satelital con recorridas a campo, a la salida del verano e inicio del otoño 2020”, en los Partidos bonaerenses de Ayacucho, Azul, Chascomús-Lezama, Dolores, Maipú, Gral. Madariaga, Las Flores, Rauch, Saladillo y Tapalqué.
Según explican los profesionales del INTA Cuenca del Salado a cargo del informe “la situación de la disponibilidad forrajera actual es muy variable y altamente condicionada por el tipo de recurso disponible y los manejos de la hacienda en el ajuste de carga e intensidad del pastoreo”. En términos generales “se observa un leve déficit de forraje en la actualidad, aunque el mismo se acentúa al considerar la falta de reservas forrajeras preparadas para el invierno” (baja producción de los verdeos de verano de este año y baja producción de rollos).
Con el análisis de la situación “se evidenció una buena presencia de Lotus tenuis en los campos naturales”, aspecto que según los profesionales “debe ser aprovechado buscando la dispersión de la semilla”. Asimismo “en algunas zonas se ha observado una importante presencia de malezas, especialmente las de roseta y la gramilla en las pasturas” lo que permitiría “planificar un descanso otoñal y contemplar la necesidad de realizar controles químicos selectivos durante el mes de marzo”.
En cuanto al estado de los rodeos los profesionales comentan que “en términos generales la hacienda se encuentra en condiciones regulares a buenas” y con las condiciones climáticas registradas “el estrés calórico impactó de forma diferencial en los distintos partidos”, hecho que “tendrá consecuencias variables en la preñez.
Sugerencias de manejo
Teniendo en cuenta que la función de los recursos forrajeros perennes es proveer la mayor cantidad de forraje de la mejor calidad durante el mayor tiempo posible, o al menos en los períodos que resulten cruciales para los sistemas productivos, a partir del análisis del estado de la vegetación y disponibilidad de recursos, desde la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA sus profesionales proponen “aplicar un manejo acorde que permita optimizar su uso”.
Al respecto los profesionales sugieren “planificar adecuadamente la cadena forrajera y evaluar la hacienda, realizando un buen diagnóstico de los recursos disponibles, ya sea campo natural, verdeos, pasturas, forraje conservado, o promoción de especies invernales”.
Tener un acabado conocimiento del stock y de la asignación de carga en los potreros, como también planificar ventas (anticipadas de ser necesario) y el momento de uso de cada potrero en especial los que sean destinados a invierno y parición, son otras de las recomendaciones de los profesionales del INTA.
La condición corporal y la realización de tactos permiten obtener información para el cálculo de los requerimientos del rodeo, facilitando la toma de decisiones al momento de tener que realizar el ajuste de carga en función de lo disponible.
Sobre el manejo general del rodeo los profesionales sugieren “no destinar los terneros a lotes con mala calidad de forraje o con muy poca disponibilidad, ya que se comprometería el futuro de machos y hembras (según el objetivo del establecimiento) en un periodo crítico del ternero que es el destete y donde las suplementaciones son de bajo costo”. Por su parte, resulta muy importante además “recuperar la condición corporal de los vientres lo antes posible, adelantando los diagnósticos de gestación para eliminar vacas vacías y cut” (especialmente en los establecimientos donde los recursos forrajeros están hoy muy comprometidos).
Desde el punto de vista sanitario los especialistas de la Experimental Cuenca del Salado proponen “considerar y planificar la suplementación mineral en los terneros al pie de la madre” (especialmente cobre), iniciando además los controles integrales de parásitos gastrointestinales (medición de HPG, la identificación se larvas ayudaría a ser más específico en el tratamiento a aplicar), considerando “la aplicación de las dosis refuerzo de las vacunas clostridiales y para neumonía antes del destete”, al tiempo que, a partir del tacto, “controlar la hipomagnesemia observando especialmente a aquella madre que se encuentre en una condición corporal menor a 3, dado que el tejido adiposo tiene la capacidad de inmovilizar magnesio, generándose así la deficiencia a nivel sanguíneo”. De promoción
Para todos aquellos que no hayan realizado la promoción de las especies invernales, en especial de raigrás, los técnicos del INTA explican que aún se está a tiempo. Al respecto “la promoción mediante el pastoreo intenso (altas cargas instantáneas) con descansos estratégicos entre abril y junio, no solo aseguran una buena emergencia de especies anuales invernales, sino que permiten el rebrote de las especies perennes y aseguran el elenco de especies estivales para la próxima temporada”. Trabajos realizados en la Agencia de Extensión Rural Chascomús, muestran que “aún con la remoción del exceso de forraje de verano a fines de abril, con pastoreos intensivos se obtuvo una buena emergencia y producción de raigrás para ser utilizado durante los meses de julio a noviembre”.
Además para provechar la fructificación observada se sugiere “promover la dispersión de las semillas de Lotus tenius” y “aprovechando que se encuentra bien semillado, es posible emplear como estrategia la redistribución de semilla a través del ganado”, mediante “pastoreos con alta carga instantánea de un día, para que el ganado levante la semilla cuando arma su bocado”. La práctica se completa con el posterior traslado de los animales a potreros con menor presencia de lotus, dejando que los bovinos bosteen en los mismos, aportando así la semilla al ambiente”.
En caso de no haber dado descanso a los bajos alcalinos, “usarlos diferidos hacia fines de abril, de modo de reducir la evaporación que todavía se produce por las altas temperaturas que se están produciendo en marzo es una alternativa”. El forraje acumulado genera sombreo y esto produce un menor ascenso de sales.
En cuanto a las condiciones climáticas, los técnicos del INTA observan que “de mantenerse la situación de falta de precipitaciones sería necesario adelantar ventas de invernada y destetes con destetadores al pie de la madre o suplementación de estos a corral hasta tener disponibles los verdeos”.
Para mayor información: cesa.ariela@inta.gob.ar · EEA Cuenca del Salado INTA Rauch.

Ver trabajo completo AQUÍ


Compartir: