Una sembradora argentina debutó en Armenia

Se está llevando a cabo la primera experiencia de siembra directa con un equipo argentino: la Guerrera 705 llegó a Mikhaylovka para quedarse. Y un equipo que acompañó a su sembradora para realizar la puesta en marcha.

6

En Armenia se está llevando a cabo la primera experiencia de siembra directa con un equipo argentino: la Guerrera 705 llegó a Mikhaylovka para quedarse. Y un equipo de Indecar acompañó a su sembradora para realizar la puesta en marcha y luego participar de diversas actividades en los campos de su cliente, Artur Grigoryan.
“Lo primero que hicimos fue desembalar la máquina y realizar las tareas de ensamblado de piezas como los trenes de ruedas, colocación y alineación de los discos turbos, ensamblaje de marcadores, colocación de lanza de transporte y de trabajo”, señaló Matías Basualdo, gerente comercial de la firma. En una segunda etapa, se colocaron los mandos completos tanto como semilla y fertilizante, las tapas de tolva, los laterales estéticos, se realizó control de ajustes de piezas y tensores, y se llevaron a cabo tareas engrase y control de nivel de aceite.
La tercer y última etapa consistió en realizar movimientos con el equipo en los campos. “Nos encontramos con condiciones extremas: caminos con muchas piedras, senderos angostos, y hasta tuvimos que cruzar un pequeño arroyo para llegar al campo de nuestro cliente”, relató Basualdo, “Podemos decir que nuestra Guerrera está siendo probada en condiciones muy poco usuales en nuestro país. Vale destacar que el comportamiento de nuestra sembradora fue óptimo y muy positivo”.
La sembradora Guerrera 705, equipo de tiro de punta, se configuró especialmente para trabajar en este tipo de suelos arcillosos: 23 líneas a 21 cm, con doble disco desfasado – uno de 16 y uno de 15 pulgadas- para evitar oscilaciones en el disco turbo. Asimismo, se equipó con un cajón extra para fertilizante microgranulado, ya que en esta región con mínimas dosis se llega a un resultado muy eficiente.
Se realizó una muestra dinámica donde se invitó a varios productores de la zona para ver trabajar al equipo y participar en charlas de siembra directa. Sobre rastrojo de trigo, con terrenos sobre laderas de montañas y con superficies más chicas que las acostumbradas en nuestro país, la Guerrera sembró trigo de invierno ante la atenta mirada de los asistentes, acompañados por representantes de la Embajada Argentina y la prensa local.
“Artur es un productor que se dedica a sembrar sus propios campos, brinda servicios a productores vecinos y es proveedor de varias clases de semillas”, agregó Basualdo, quien ya anticipó la visita varios productores armenios a la planta de Indecar a fin de año dado el interés que demostraron en la siembra directa y en el éxito de esta experiencia.