Envases Vacíos: “El desafío está en cada uno de los distritos”

"Es verdaderamente complejo, estamos ocupándonos del tema", destacó el Director Nacional de Agricultura de Agroindustria.

22

“La batalla clave es la que se da en cada uno de los distritos”, destacó Ignacio Garciarena, Director Nacional de Agricultura de la secretaría de Agroindustria sobre la implementación de la Ley 27.279 que busca ordenar la Gestión de Envases Vacíos de Fitosanitarios, que se encuentra en etapa de implementación.
Garciarena destacó durante el 10º Encuentro sobre Estrategias Ambientales que la implementación se alargó por la complejidad y la cantidad de actores involucrados, que incluye no solo a los productores o contratistas que realizan la aplicación, sino también a toda la cadena de distribución de fitosanitarios, los municipios, las provincias y nación.
“Es verdaderamente complejo, estamos ocupandonos del tema”. “La responsabilidad según la Ley está en manos de la industria. quienes armaron una fundación que se llama Campo Limpio que se encarga de la implementación de esta Ley, volcando recursos no solamente económicos sino también de profesionales que están trabajando en la implementación”, explicó Garciarena.
El Director Nacional de Agricultura remarcó que el desafío es avanzar sobre un “mecanismo en el que el productor va a comprar su fitosanitario y lleva el envase vacio que ya utilizó y lo deposita en un centro de acopio transitorio. Si logramos generar conciencia sobre el productor sobre esa dinámica vamos a haber ganado la batalla”.
“Son números muy grandes”, fueron las palabras de Garciarena sobre la importancia de avanzar en el tratamiento de envases, que se estiman llegan a 17 millones de unidades a nivel nacional al año, equivalente a 13.000 toneladas. De este total un 60% corresponde a bidones de 20 litros.
“La normativa anterior dictaba que el responsable era el productor pero no había ningun tipo de control”, comentó Garciarena. El destino de los envases es fundamental ya que muchas veces quedan dispersos en el campo, se reutilizan, se queman. En ese sentido, la Ley busca garantizar que la gestión de envases no afecte la salud de las personas y el ambiente.
“Es una realidad que la sociedad nos está cuestionando nuestra forma de producir, y es necesario que contemos cómo lo hacemos, no estamos sabiendo comunicar bien”, destacó Garciarena y agregó: “Cuando hay dudas y deconocimiento se genera pánico, no estamos llegando con la información debida para sacar esos miedos. Muchos reaccionan prohibiendo”.
Por ello destacó el trabajo de la Red de Buenas Prácticas Agrícolas y otras instituciones, con las que buscan implentar una serie de comunicaciones y mostrar que el estado está presente, por ejemplo con la implementación de la Ley de Envases Vacíos o el registro de aplicadores.
Detalles desde Campo Limpio
Ernesto Ambrosetti, director de la Fundación Campo Limpio, comentó que 16 provincias argentinas ya designaron autoridad competente para comenzar a trabajar en la implementación de lo dispuesto por la Ley Nº 27.279, aunque cada caso requiere un tratamiento particular en función de la circunstancias locales.
Por ejemplo, Mendoza cuenta con su propio marco normativo en la materia, mientras que Santa Fe aprobó una legislación específica al respecto a fines del año pasado. En ambos casos, resulta indispensable unificar criterios entre ambas normativas (nacional y provincial) para evitar futuros inconvenientes.
De la última edición de la Revista CREA se desprende que a nivel municipal o departamental también existen diferentes alternativas para implementar el sistema de gestión de envases vacíos: mientras que en algunas localidades los acuerdos se gestionan solamente con el municipio, en otros intervienen agronomías (que buscan fidelizar clientes al brindarle el servicio de recolección de envases) o empresas recicladoras de plásticos.
Además de habilitar o construir centros de acopio, Campo Limpio tiene a su cargo el diseño del esquema de distribución de envases vacíos desde dichos centros hacia las plantas de reciclaje habilitadas, las cuales no están presentes en todas las provincias.
“En cada Centro de Acopio Transitorio (CAT) se evaluará la necesidad de implementar compactadoras de envases de manera tal de reducir el impacto del flete en aquellos casos en los cuales las distancias hacia la planta de reciclaje sean muy elevadas; cada situación se estudia particularmente”, comentó Ambrosetti.
Campo Limpio está desarrollando un sistema de trazabilidad de envases vacíos, el cual permitirá, tal como lo determina la legislación vigente, detectar a aquellos usuarios que no los devolvieron en el plazo de un año vigente desde el momento de la adquisición del mismo.
“Al momento de entregar envases, se otorgará en el CAT un certificado para validar esa operación. Si alguien no devolvió envases en el término de un año, entonces el sistema no le permitirá seguir comprando fitosanitarios hasta que no subsane ese incumplimiento”, explicó el director de Campo Limpio. (Agrofy)