Manejo del rodeo de cría en situación de escasez hídrica

En su habitual columna de cada jueves en CAMPO total radio que conduce Damián Hinding, el Med. Vet. Waldino Castellucci destacó la primer parte del manejo del rodeo de cría antes las escasez hídrica

155

(PRIMERA PARTE) Si bien no estamos pasando por una situación de sequía como la que ocurrió en 2009-2010, tenemos una situación de escasez hídrica.
En lo que va del año son pocas las precipitaciones en la zona y en la proyección estaríamos anualmente por debajo de la media histórica.
En el 2018 registre 440 mm, de no revertirse la tendencia tendríamos un 2019 similar a lo acontecido en el 2018.
Ante esta situación debemos tener en cuenta varios aspectos para, maximizar la producción de nuestros rodeos, o no sufrir muertes de cabezas que se podrían evitar con medidas de manejo, los problemas que ocasiona esta situación pueden atenuarse con un manejo racional del rodeo, planificando las distintas etapas de producción prefijando el momento de cada una y de esta manera estas normas de manejo provienen de un conjunto de decisiones planificadas ayudándonos a no tener aumentos de costos productivos no planificados.
En esta primera columna vamos a analizar tres pautas básicas para palear la escasez hídrica, en una segunda columna referida este tema vamos a analizar dos situaciones hipotéticas de condición corporal del rodeo de cría de partida, evaluando el impacto en la producción de la inversión económica en suplementación.
Pautas básicas:
1. Adecuar la carga animal
2. Adecuar el manejo del rodeo
3. Adecuar el manejo de los recursos forrajeros disponibles a la nueva situación
Adecuar la carga animal
Insistiremos nuevamente que la principal y mas importante herramienta para llevar adelante esta estrategia es hacer tacto, con esto eliminamos las vacas vacías y nos permite generar recursos para comprar alimentos para suplementar en caso de ser necesario.
Una vaca come al año aproximadamente teniendo disponibilidad de pasto 3700 kilos de MS (materia seca), si tomamos un rodeo con un excelente % de preñez, como podría ser un 90%, en 100 vacas tendríamos 10 vacías, descartando estas 10 vacas nos sobrarían 37.000 kilos de MS extra para “ahorrarlo”, aproximadamente equivale a un poco mas de 100 rollos de reserva, estos kilos de MS los aprovecharemos para mantener o mejorar el estado corporal de las peñadas.
Todo animal gordo, salvo vacas con cría al pie o con preñes avanzada, debe ser vendido, esta venta también genera recursos para poder paliar gastos de suplementación, a parte ante la escasez de pasto estos animales perderán kilos, que significan $ perdidos.
Novillos de peso intermedio deberá evaluarse si conviene agregarle mas kilos o venderlos en el momento.
Adecuar le manejo del rodeo
En la medida de lo posible se debe separar el rodeo por categorías. Lo primero seria estratifica el rodeo de cría, por edad (dentición), estado corporal, y/o de acuerdo a la edad de preñez.
Las vacas de segunda a tercera preñez con buen estado corporal y dentición, pueden manejarse a parte de las de mala condición corporal y/o dentición que criaran su último ternero, asignándole, si se tienen, recursos forrajeros diferenciados, ayudando a las de baja condición corporal (CC) o viejas a mejora su estado.
En un lote de vacas paridas se debería evaluar la factibilidad económica de realizar desate precoz, esto favorece la CC de los vientres asegurándonos altos % de preñez en el próximo servicio.
Adecuar el manejo del recurso forrajero
La primera medida que se debe tomar en caso de sequía, es realizar un correcto y ajustado balance forrajero, con los recursos disponibles existentes.
Además debemos calcular el consumo de cada categoría existente en el establecimiento, con esto y el balance podremos estimar cuanto “nos falta” para mantener la máxima productividad posible.
Si no se utilizaba, se deberán implementar el uso del “alambrado eléctrico” realizando pastoreos en franjas o por horas, tratando de evitar el sobre pastoreos en pasturas reciente mente implantadas.
Es importantísimo recorrer los potreros y detectar plantas toxicas potencialmente peligros en situaciones de sobre pastoreo, estas que en condiciones normales no son consumidas en estas condiciones son consumidas pudiendo provocar intoxicaciones de diversa gravedad.
También las heladas pueden cambiar las características organolépticas de estas plantas lo que lleva que al no reconocerlas por olfato sean consumidas, podemos mencionar las siguientes, yuyo colorado, cardo asnal, cicuta, sunchillo entre otras.
También debemos tener en cuenta que cuando “forzamos” a comer muy abajo, puede aumentar la incidencia de enfermedades del complejo Clostridial, Mancha, gangrena, enterotoxemia y tetano, como así también las infestaciones parasitarias.
Por ultimo en la mayoría de la región del Sud Oeste debemos estar en “modo Sequía” o “modo déficit hídrico”, esta es una zona que podríamos determinar “marginal” para las precipitaciones, por lo que debemos aprovechar las “ventanas” primaverales de precipitaciones para implantar verdeos de verano para utilizar diferidos en el invierno o primavera temprana, o bien realizar reservas, estos son conocidos y de amplia difusión, como pueden ser el sorgo, resistente a las bajas precipitaciones, el maíz que si lo hacemos estratégicamente y con una densidad adecuada da muy buenos resultados y podemos mencionar a la moha de muy buena producción de masas vegetal para confeccionar rollos.
Si nosotros planificamos pensando en déficit hídrico, es bastante difícil luego que tengamos sobresaltos ante esta situación , y si el año viene bien con precipitaciones por lo menos dentro del promedio nos sobrara y podremos confeccionar reservas o realizar una recría de animales extra para aprovechar el excedente de pasto.
Las herramientas y el conocimiento están, solo debemos ponerlas en practica.
Med. Vet. Waldino Catellucci especial para CAMPO total
MP 11429 – wcastellucci@hotmail.com – TE: 2923-690796