Son meses malos para la ganadería

Hay una menor producción cabezas, menores ingresos en términos reales, y costos que suben arriba de la inflación. Por Ignacio Iriarte

Compartir:

Una oferta alta de hacienda, pero no lo suficiente como para caracterizar la situación actual como franca liquidación ganadera, aunque de esta seca el país saldrá con un menor stock ganadero. En gran parte del país no ha llovido, o las precipitaciones han sido insuficientes, y la vaca está recibiendo servicio perdiendo peso y su estado corporal permite estimar una caída en la preñez del orden del 5-7%.
Esta zafra se adelantará a enero-febrero, con terneros 15-20 kilos más livianos que lo habitual. Son meses muy malos para la ganadería, con una menor producción de kilos (o de cabezas), menores ingresos en términos reales, y costos que han comenzado a crecer por arriba de la inflación.
Se observa una pérdida de capital, en cantidad de cabezas y en valor. Se han cortado o atrasado las recrías en gran parte del país, y cuando esta seca se revierta (¿enero-febrero?) dará lugar probablemente a un bache de oferta importante y a una retención generalizada.
Los precios reales del ganado siguen cayendo, erosionados por una inflación del 100% anual; el consumo se hace cargo de los volúmenes que la exportación ha dejado de demandar, pero a cambio de un fuerte recorte en los valores reales de la carne al mostrador.
China todavía no vuelve; se está exportando a este destino un 20-30% menos que los meses anteriores y a valores FOB un 35% inferiores a los del primer semestre. El mercado ganadero necesita lluvias generalizadas y abundantes, y que el gobierno chino modifique su estricta política de Covid-19 “0″, que está paralizando la economía.
Esta página web almacena cookies en su ordenador. Las cookies se usan para recopilar información sobre su forma de interactuar con esta web y nos permite acordarnos de usted. Usamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para los análisis y mediciones de los visitantes tanto en la web como en otros medios de comunicación. Para saber más sobre las cookies que usamos, consulte nuestra Política de Privacidad.
¿Cuánto bajaron los precios de la hacienda en términos reales en los últimos meses? En el caso del novillo en Cañuelas, que tocó los $ 415 (a plata de hoy) en mayo último, la caída del precio es del 34% en seis meses.
El novillito (300-390 kilos), valía en mayo unos $ 412, con lo que la baja calculada al día de hoy es del 37% con respecto a aquel pico anual.
La vaca gorda también toca su máximo en mayo, con unos $ 312 de hoy por kilo vivo, acusando una caída del 27%, bajando menos que el novillito y el novillo. La vaca conserva buena llegó a valer en abril unos $ 278 de hoy por kilo vivo, registrando al día de hoy una baja del 37% en términos reales en siete meses.
El novillo Hilton, que llegó en abril pasado a cotizar unos $ 488 por kilo vivo -a plata de hoy-, acumula una baja del 36% en términos reales desde entonces.
En cuanto a la invernada, el precio del ternero logró un máximo notable de unos $ 600 por kilo vivo (a plata de hoy) en marzo-abril pasado, mostrando una baja al día de hoy del 35% a moneda constante.
La hacienda liviana de consumo sufre no sólo la licuadora inflacionaria, sino también una baja de los valores del ganado en términos corrientes: el novillito de consumo vale hoy $ 25 a $ 30 por kilo menos que en mayo pasado. Desde el año 2005 a la fecha, no hay antecedentes de una caída del valor real de la hacienda (gordo e invernada) del 30-35% en menos de seis meses. (Agrovoz)


Compartir:

LOS TÍTULOS DESTACADOS DE LAS ÚLTIMAS HORAS ↓