Don Bartolomé, un Gran Campeón que hizo historia en Shorthorn

El ganador de la raza madre en Palermo es un RP 1 pero con una larga tradición corriendo en su sangre, por eso su prefijo Fervill Ginobal y también su nombre. Propiedad de Ricardo Cantarelli y cabaña Santa María, “es el mejor toro que vi en mi vida”, aseguró el jurado Francisco Gutiérrez

Compartir:

Para Ricardo Cantarelli fue especial desde dónde se lo mire. El debut en la raza madre en Palermo en sociedad con la cabaña Santa María, el regreso a la arena de la pista más emblemática del país, el peso de la historia familiar y el desarrollo de Shorthorn volcado en el prefijo Fervill Ginobal, haberlo seleccionado para competir siendo hijo de una vaquillona a campo y haber escuchado de boca del jurado Francisco Gutiérrez que es el mejor toro que vio en su vida…
No todos los días se logra un Gran Campeón. De hecho la mayoría de los cabañeros no lo consigue, es un privilegio de unos pocos. Y si el premio además tiene los condimentos escritos en el primer párrafo hacen que se potencie la satisfacción y el orgullo por la bandera ganada.
Ricardo es un viejo conocido de las pistas, un criador apasionado y un referente en el mundo de la genética, pero su cabaña La Argentina está históricamente ligada a Angus, sobre todo, y a Hereford. Ganadero de raza, desde hace un puñado de años decidió incursionar en Shorthorn, tarea nada sencilla.
“Pesó mucho la cuestión familiar, por mi sobrino y mi cuñado, que son Ginocchio Balbiani, y el prefijo de ellos es Ginobal. Encontraron una ternera con ese prefijo atrás, la inseminamos a los 15 meses con un toro que está en el CIALE, nació el ternero que fue muy valorado por Carlos Ojea Rullán que decidió comprar un porcentaje”, recordó Ricardo.
“Compitió el año pasado en Azul, en la Nacional de Primavera, y fue tercer mejor toro. Y ahora lo llevamos a Palermo y bajo esas condiciones, es un RP 1 y no hablamos de un embrión, es hijo de una vaquillona de campo, sacó el Gran Campeón”, relata con emoción Cantarelli sobre el toro que tiene en sociedad con Luciano Macaroni. Ojea, en tanto, decidió vender su porcentaje luego de la expo de Azul.
“Se trata de la raza más tradicional del país y hemos conseguido algo histórico: lograr el Gran Campeón con el RP 1”, cuenta.
“Fervill Ginobal Don Bartolomé es RP 1 sin embargo le corre una larga tradición por las venas”, asegura con orgullo. Y recuerda que el prefijo Fervill (proviene de la familia española Fernández Villota que está relacionada con Ricardo) tiene una valiosa trayectoria en Hereford, habiendo logrado grandes campeones en los 40, los 50 y los 70. Mientras que Bartolomé Ginocchio Balbiani fue uno de los popes de la ganadería argentina y el máximo desarrollador de la raza Shorthorn en el país.

Torazo
“Es un toro con mucho consenso, indiscutido, y eso es motivo de satisfacción y nos genera muchas expectativas sobre lo que puede dar en el futuro, será un padre notable de una raza que está creciendo”, completa.
Más allá de lo que ocurrió en la pista, a Cantarelli le quedaron grabadas a fuego las palabras que Francisco Gutiérrez dijo en el cóctel de Shorthorn en el marco de la Expo. “Comentó que jamás había visto un animal como este, que es el mejor toro Shorthorn que vio en su vida”, recreó Ricardo.
De hecho, tienen muchos pedidos de semen desde el exterior, algo poco común para la raza.
Don Bartolomé, es un toro nacido el 16 de noviembre de 2019, comercial, carnudo y con récord de área de ojo bife. “Es realmente completo para la raza. Irá a un centro de inseminación y el año que viene volverá a las pistas”, asegura el cabañero que ya sueña con Palermo 2023 y con la competencia que se dará por el bicentenario de la raza.
El 50% de Don Bartolomé fue adquirido por la cabaña La Dolores a cambio de $1.000.000, una suma realmente alta para la Shorthorn, y tras una puja de casi media hora. “Estamos conformes con el valor y tenemos todas las expectativas puestas en que el toro siga haciendo historia”, comentó Cantarelli.
Así, el ganadero que fue pieza indispensable para que se firmara el convenio entre la Asociación Argentina de Angus y su entidad colega española para que la Sociedad Rural Argentina se haga cargo de los Registros Genealógicos de los reproductores de pedigree Angus de España, tatuó su apellido en la historia grande de Shorthorn haciendo un Gran Campeón desde el campo.

 


Compartir: