Don Romeo, sólido y en crecimiento

La gran fiesta ganadera en su 16º edición fue nuevamente fue un èxito. Tremenda convocatoria y excelentes negocios.

Compartir:

Cerrar el año de reproductores en Don Romeo siempre es una satisfacción.  Mas aún si le sumamos el parate por la pandemia.
Y la verdad es que siempre es muy bueno encontrarse con muchos criadores, cabañeros, y colegas. Y Don Romeo siempre tuvo ese concepto: reunir en el final de la campaña a todos los actores que desde distintos puntos de la provincia -mas algunas vecinas- llegan para disfrutar de un dìa bien ganadero.
Seguramente todos los fundamentos son válidos, lo que no cambia es el objetivo claro de los equipos de trabajo en busca constante de la perfección. La increible previa armada con mucha dedicación, la calidad genética de un Angus sólido, y el gran volúmen de la oferta que permite a todos los actores de la demanda llevarse algun producto.
Los corrales de la Sociedad Rural de Olavarría contenían trabajo, esfuerzo, inversión, gran progreso genético, y por sobre todo mucha pasión. Un remate que por diversas cuestiones se retrasó al cierre de Octubre, le daba un condimento extra al evento que mantuvo el plazo histórico de 180 días libres o 10 cuotas.
El arranque fue como siempre con los vientres de pedigree. Muchas pujas con reconocidos cabañeros presentes y varios al “teléfono” que llevaron los valores a ser destacados.
La torada PP y PC con lineas genéticas de padres consagrados de la raza le daban solidez a una abultada oferta de 70 toros y en un cierre de Octubre donde -en algunos casos- ya han comenzado los servicios. Pero todas las dudas rapidamente se disiparon con manos, con agilidad, con elecciones en cada lote y con valores que terminaron en el promedio de la campaña.
El gran plato fuerte llegaría con las hembras comerciales. Un encierre fenomenal con mas de 800 vientres que lo siguen manteniendo como la mayor oferta anual de una sola cabaña. Y allì, la tribuna tuvo muchas manos, muchos interesados en “irse” con algo. Con vaquillonas paridas, preñadas (Primavera y Otoño), y para madres que fueron saliendo a valores destacados pero con mucha agilidad. Un parrafo aparte para el gran martillo que nuevamente tuvo Pady Mac Grath luciéndose en la conducción de la venta.
Llegó el final que mostraba caras satisfechas, mentes tranquilas que una vez mas pudieron plasmar en realidad la idea central de crear un evento con un sello característico y en donde además se concretaron grandes negocios.
Y esa es la filosofìa de Alejandro Spinella y Romina, mas el gran aporte de Carlos Ojea, mas el grupo de representantes de Madelan con Tomás Tejedo a la cabeza del remate. Un equipo sólido con convicciones firmes, que detras de un gran proyecto, que en cada edición dejan todo para lograrlo.
Los negocios:


Compartir: