La vaca fue la que más se ausentó de los frigoríficos

Sin cepo a las exportaciones, Argentina estaría exportando entre 90 mil y 100 mil toneladas mensuales. El precio que paga la ganadería es más alto que lo que parece. Por Ignacio Iriarte

Compartir:

Con el nuevo contingente de carne de vaca que se permite exportar a China, el “techo” de las exportaciones argentinas se ubicaría hoy cerca del 80% de los volúmenes que se embarcaban en el segundo semestre del año pasado.
Si bien las exportaciones de carne vacuna del segundo semestre del año pasado eran altas, es discutible tomar ese nivel como referencia: desde fines del año pasado el mercado internacional de la carne vacuna, y la demanda por carne argentina se han afirmado y han crecido, de la mano de los problemas de oferta de nuestros competidores (India, Australia, Brasil).
Al mismo tiempo se da una mejora en los volúmenes embarcados de los países que pueden aprovechar el momento (Paraguay, Uruguay y Estados Unidos). A esto debe agregarse una importante mejora en los precios internacionales de la carne.
De no mediar la limitación de las exportaciones, nuestro país probablemente estaría exportando hoy entre 90 mil y 100 mil toneladas mensuales. El precio que paga la ganadería argentina por los límites a la exportación es más alto que lo que parece.
Existencias
De acuerdo con los registros de la Primera Campaña de Vacunación contra la Aftosa, dados a conocer hace unos días por el Senasa, durante el otoño último se vacunaron 630 mil animales menos que en la primera campaña 2020. Se observa una caída de 338 mil vacas (1,5%), y de 335 mil terneros (2,2%), que pueden cotejarse con los cálculos del Ministerio de Agricultura de la Nación, del stock ganadero al 31 de diciembre pasado, que arrojaban una caída de 930 mil cabezas en las existencias ganaderas, y una reducción de 83 mil vacas y 614 mil terneros.
Los nuevos datos, que revelan una caída mayor en el número de vacas y una caída menor de terneros que lo calculado a diciembre último, está más en línea con lo que esperaba la mayoría de los analistas.
Según los datos de la primera campaña de vacunación 2021, el stock cae unas 329 mil cabezas en Buenos Aires, 94 mil en Córdoba, 45 mil en Corrientes, 90 mil en Formosa y 69 mil en Santiago del Estero; mientras que crece 107 mil cabezas en Santa Fe y 29 mil cabezas en Entre Ríos, pudiendo adjudicarse el crecimiento (moderado) en estas dos provincias a la bajante del Paraná, que habría permitido repoblar campos bajos e islas.
Hoy el stock ganadero estaría estable, con una tasa de extracción (faena/stock) casi igual a la de equilibrio. Según un reciente documento del Ministerio de Agricultura, el stock ganadero a diciembre próximo se ubicaría al mismo nivel que en diciembre del 2020.
En este escenario, el año cerraría con una faena de unos 12,9 millones de cabezas, 1,1 millones menos (7%) que el año pasado. Entre enero y septiembre se observa una baja promedio del 11% en la faena de vacas, caída que se incrementa hasta 19% en septiembre.
Se adjudica esta reducción a la combinación de un menor interés de los frigoríficos por esta categoría -exportaciones restringidas- y a la resistencia de los criadores a vender a los valores posteriores a la limitación de los embarques.
En los primeros nueve meses del año, la faena de novillos se presenta en los mismos niveles del año pasado, siendo la única categoría cuya oferta se ha mantenido.
Esto sería consecuencia de la generalización de las recrías en el último año. También en el período enero-septiembre, cae la faena de novillitos (7,5%) y de vaquillonas (12%), disminuciones que podemos adjudicar al menor destete 2021 y a la menor actividad de los feedlots.
Sigue cayendo la faena de terneros (16%), de terneras (20 mil cabezas), acelerándose esta reducción en los últimos meses.
La participación de las hembras en la faena de septiembre (43,7%) se ubica en un nivel próximo al equilibrio. (Agrovoz)


Compartir: