La Asociación Criadores de Hereford visitó la Chacra de Barrow

La Asociación de Criadores de Hereford estuvo presente en la Chacra Experimental Integrada de Barrow

Compartir:

Con una intensa jornada que arrancó bien temprano por la mañana y se extendió hasta la tarde, la subcomisión de Puro Registrado -que es el sistema de registro de reproductores- de la Asociación Argentina Criadores de Hereford (AACH) realizó su reunión anual en la CEI Barrow. La elección de la sede lejos estuvo de ser casual: la Chacra trabaja con la raza desde hace más de dos décadas, y ha logrado desarrollar un rodeo -que pertenece a la Asociación Cooperadora- muy definido y luego también conformó una cabaña de reproductores.
“Se trata de una reunión en la que el cuerpo de inspectores y algunos criadores de la Asociación, que integran la subcomisión, analizan cómo han ido evolucionando los registros y también las distintas estrategias para que crezcan las inscripciones”, explicó el licenciado Agustín Arroyo, gerente de la AACH. “Los inspectores son los que visitan todos los años las cabañas para hacer un trabajo de selección. Entonces, lo que se busca con estas reuniones es que uniformicen el criterio de selección”, agregó.
En cuanto la elección de Barrow como sede, Arroyo indicó que se debió a que “es un campo que está manejado de una manera muy prolija y muy bien llevada”.
Justamente uno de los platos fuertes de la jornada se concretó en la mañana, cuando el veterinario Martín Jensen, uno de los encargados del rodeo de la Chacra, realizó una presentación sobre cómo trabajan en Barrow. “Fue realmente muy interesante porque describió el esquema de trabajo y de selección y también porque explicó las razones por las que tienen un rodeo Hereford. Mostró los números que vienen obteniendo, y los resultados son muy buenos, y explicó que están haciendo Puro Registrados porque les da un valor agregado a los animales. En definitiva, este tipo de reuniones dejan un montón de reflexiones que luego son utilizadas para seguir elaborando estrategias de trabajo”, completó Arroyo.
Por otra parte, también se trata de una reunión crítica, porque se analizan los animales, de modo que se destacan las virtudes y también se indican los defectos. “Por eso es una visita muy interesante para el campo que hace de sede, porque funciona como un trabajo de asesoramiento”, explicó el gerente. En tanto, el veterinario Martín Jensen, el anfitrión, contó que “se mostró el trabajo de más de 20 años, de una línea genética que se ha desarrollado, y el biotipo que se logró. En ese sentido, fue un trabajo en conjunto, porque la Asociación colaboró mucho en esa evolución”.
Además, Jensen indicó que para los visitantes se trató de una reunión con valor agregado: “Nosotros siempre hemos trabajado fuertemente en producción y le agregamos una cabaña, que es un poco más inédito respecto a lo que son los desarrollos normales de una explotación ganadera. Además, mientras lo habitual es analizar el trabajo de un productor individual, acá vieron lo que hace una institución, que además tiene un sistema de investigación por ser una experimental. Entonces, se refuerza el concepto de ambas instituciones de colaborar y aumentar la difusión de todas las técnicas y desarrollos obtenidos”. (LVP)


Compartir: