Pasturas, caras o baratas?

Extracto de la columna en CAMPO total radio del Ing. Agr. Manuel Arnaude, Asesor Privado.

Compartir:

El cultivo de pastura es un recurso barato y de altísima calidad cuando es combinado con manejo del pastoreo. En la Cuenca del Salado, sólo a pasto, hemos medido producciones anuales de carne superiores a 270 y 750 kilos en cría y recría respectivamente. Estos resultados son alentadores para invertir en pasturas cuyo valor aproximado es U$S 240 ó 115-120 kilos de ternero según especies forrajeras.
El punto de partida es la siembra, la oportunidad es una y debemos dar en el blanco. La fecha sugerida se ubica alrededor de marzo, atrasos causan menor producción de pasto en el primer año. Para ello, la elección y limpieza del lote, semilla de calidad y control de siembra serán determinantes en el éxito o fracaso de nuestra pastura.
El fracaso, primero en el logro y segundo en el manejo de las pasturas, las convierten en caras. Durante el ciclo de la pastura, el control de malezas y la nutrición del suelo determinarán el nivel de producción de forraje.
Algunas claves para el éxito en el uso de pasturas:
· Considerar las pasturas como verdaderos cultivos de especies forrajeras.
· Lograr plantas por metro cuadrado (350 a 500 según mezcla forrajera). No hablamos de kilos/ha sino de plantas/m2.
· Con la pastura implantada y en plena producción, el manejo del pasto será determinante en los resultados físicos.
· El forraje es muy dinámico y esto exige atención para poder traducir el forraje de calidad en mejor preñez, más kilos al destete, mayor producción de carne en los establecimientos.
· Si se logra cosechar el pasto de calidad, en los primeros dos o tres meses de pastoreo se genera el valor de la inversión.
Es importante que el productor planifique esto con su Profesional de confianza. Recordamos que alrededor del 65% de las pasturas implantadas en Argentina fracasan o no logran el objetivo inicial.


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •