La industria vuelve a funcionar con fuertes medidas de bioseguridad

Hay protocolos estrictos para el trabajo en administración y planta fabril. Un esquema destinado a quedarse mientras dure la crisis sanitaria. Por Jorge Freites

Compartir:

La industria de la maquinaria agrícola está retomando sus actividades en medio de fuertes medidas de bioseguridad.
Las empresas han adaptado a sus instalaciones los protocolos elaborados por la Cámara Argentina de Fabricantes de Máquinas Agrícolas (CAFMA) y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).
También adecúan las recomendaciones de la Asociación de Supervisores de la Industria Minera, Metalúrgica y Mecánica (ASIMRA) y de las ART.
Una medida básica, que es común en los protocolos, consiste en dividir el trabajo en turnos y hacerlo en horario corrido.
De esta forma, se evita el tránsito entre los domicilios y la fábrica, algo usual en las localidades donde están las empresas, con el acostumbrado corte entre el mediodía y las 14:30 o 15:00.
También se organizan los horarios de ingresos y salidas de las personas, en tanto que quienes tienen más de 60 años o pertenecen a grupos de riesgo, deben hacer teletrabajo o quedarse en sus hogares.
Ingreso
Para la entrada del personal al trabajo, se están adoptando las siguientes medidas:
Control: En los accesos a la empresa puede haber agentes municipales controlando la identidad de las personas, según el listado que suministran las firmas.
Separación: La fila para ingresar a la fábrica debe hacerse con las distancias marcadas en cada caso y que, en algunas firmas, es de dos metros como mínimo.
Chequeo: A cada persona se le toma la temperatura corporal.
Limpieza: Se han dispuesto bateas con agua y cloro (o agua y lavandina) para limpiar el calzado.
Higiene: Las personas deben lavarse las manos con alcohol en gel antes de iniciar sus tareas. Algunas empresas han emplazado pulverizadores de desinfección.
Administración
Espacios: Cuando las oficinas son de menores dimensiones, se establece que sólo una persona permanezca trabajando. En otros casos, la amplitud permite varias personas en un mismo ámbito.
Comunicación: Se recomienda no trasladarse de una oficina a otra para evitar contactos y recurrir a todos los dispositivos disponibles a fin de comunicar directivas.
Protección: Si bien todavía no es obligatorio el uso de barbijos, hay empresas que implementaron protecciones faciales. Se estima que en la semana del 13 al 17 de abril se generalizará la utilización de máscaras o barbijos.
Mobiliario: Se recomienda la limpieza frecuente de mesas, escritorios y otros elementos.
Celulares: Es aconsejable limpiarlos frecuentemente con solución de alcohol 70% + agua 30%.
Planta
Desinfección: A cada operario se le entrega un rociador con desinfectante para lavarse las manos y lavar las herramientas.
Puestos: En lo posible, se ubica un operario por cada máquina fabril y respetando el distanciamiento de 1,5 a 2 metros, para lo cual se adaptó cada layout.
Marcaciones: Se utilizan vallados de conos y cadenas plásticas y se hace la señalización de piso entre áreas de producción.
Procedimiento: Ningún elemento, como piezas, elementos de medición y/o documentación de planta debe entregarse en mano, sino apoyándolo de modo temporal sobre mesa o estante.
Baños: El ingreso es de una persona por vez y periódicamente se rocían y desinfectan las canillas, lavatorios y sanitarios.
Lavado: Al finalizar la jornada, se deben desinfectar las maquinarias y las herramientas.
Alimentación
Infusiones: Se prohíbe compartir el mate y se recomienda que cada persona lleve su propio mate o taza para beber infusiones.
Refrigerio: La norma más común consiste en que cada persona lleve su vianda y la consuma en el puesto de trabajo, con un tiempo estipulado de 20 a 30 minutos, según los casos.
Utensilios: Se recomienda el uso de vasos y platos descartables en caso de que se haga uso de los comedores de las empresas. (Maquicac)


Compartir: