¿Qué está pasando y qué puede suceder en el mercado de granos?

Este lunes, la soja volvió a anotar una fuerte baja en el mercado de Chicago. A futuro, no hay muchos factores que alienten a un repunte de los valores.

4
Compartir:

Las fuertes medidas restrictivas que están tomando todos los países a raíz de la pandemia de coronavirus impactó en un nuevo desplome de los mercados y de los precios del petróleo este lunes, que volvió a arrastrar a la cotización de la soja en el mercado de Chicago.
A las 15 (hora argentina), el contrato a mayo se ubicaba en 304 dólares por tonelada, ocho dólares por debajo del cierre del último viernes. Es el valor más bajo desde mayo del año pasado.
De acuerdo con la opinión de especialistas, la situación está en un delgado equilibrio: si bien desde que se expandió la crisis del coronavirus y explotó el problema del petróleo los granos cayeron, lo hicieron a un ritmo mucho menor que el barril de crudo que perdió casi el 50 por ciento de su valor desde principios de marzo.
En cambio, según el analista de mercados Pablo Adreani, en el último mes, el trigo Kansas en Chicago acusó una baja de 16,5 dólares por tonelada equivalente al nueve por ciento: 174,5 a 158 dólares la tonelada; el maíz tuvo una baja de 6,2 dólares equivalente a cuatro por ciento: 150,5 a 144,3 dólares. Mientras que la soja, siempre hablando de Chicago, perdió 15,5 dólares por tonelada equivalente al cinco por ciento: de 330,7 a 315,2 dólares por tonelada.
Del mismo modo, el economista del Ieral de Fundación Mediterránea, Juan Manuel Garzón, consideró que “en este contexto tan desalentador, la buena noticia es que, hasta la fecha, los precios de la soja y el maíz, los principales dos commodities agrícolas que exporta Argentina, han mostrado cierta inmunidad a las malas noticias globales”.
Esto es así porque los valores actuales no son muy diferentes a los que había un año atrás. El factor que estaría ayudando a no seguir perforando los pisos es que, salvo en Brasil, en la mayoría de los grandes productores mundiales de granos se esperan cosechas iguales o inferiores a las del ciclo anterior.
De todos modos, Garzón advirtió que estos son “soportes que podrían vencerse en las próximas semanas de agravarse más aún la situación económica global”.
En tanto, un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario subrayó que “la particularidad del coronavirus en el caso de los commodities agrícolas es que llega para reforzar las dificultades de largo plazo establecidas en estos mercados. El Covid-19 suma presión bajista a los precios ya resentidos a partir de la disputa arancelaria entre Estados Unidos y China y a la Peste Porcina Africana”.
En lo que va del año, el índice de productos agrícolas elaborado por Standard & Poor’s cayó un 16 por ciento, fundamentado en la menor demanda proyectada de productos agrícolas tanto para consumo humano directo como para para forraje animal.
“La menor actividad económica global que se espera para este año se verá reflejada en menores ingresos que recortaran y/o modificarán el consumo de alimentos, a la vez que caería la demanda de aceites vegetales y maíz para la producción de biocombustibles”, precisó la entidad rosarina.
El impacto para Argentina puede ser significativo. China representa casi 90 por ciento de las exportaciones de poroto de soja (3.000 millones de dólares en 2019), el 70 por ciento de las de carne bovina (2.000 millones) y el 22 por ciento de las de carne porcina.
Lo bueno, en este contexto, es que China estaría siendo la primera nación que logra empezar a revertir el panorama negativo generado por el coronavirus, y los valores en el futuro tenderían a mejorar. (Agrovoz)


Compartir: