Cuál es el rol del agro frente al cambio climático

Adaptarse y mitigar, esas son las responsabilidades del sector agropecuario para abordar un tema que está en agenda de todos los ministerios.

13

Desde la Secretaría de Ambiente y Desarrollo de la Nación se está llevando a cabo la elaboración de un Plan Nacional para hacer frente al cambio climático donde el sector agropecuario es protagonista: un plan enfocado en la adaptación y otro enfocado en la mitigación de los efectos.
“El sector agropecuario es uno de los más afectados por el cambio climático. Por eso tiene la responsabilidad de mitigarlo y el deber de adaptarse a él”, explicó en exclusiva a Agrofy News Carlos Gentile, secretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
“El agro tiene una gran responsabilidad y una oportunidad. Responsabilidad porque en Argentina tiene un peso muy importante la mitigación y oportunidad porque es un sector que necesita adaptarse al cambio climático porque sufre este aumento de fenómenos en intensidad y hay muchas cosas que pueden hacerse si uno planifica con tiempo”, agregó en el marco del seminario de “Cambio Climático y Seguridad Alimentaria” que se llevó a cabo en el Centro Cultural de la Ciencia.
En qué consiste el plan
El Plan nacional se proyecta hacia 2030 y contempla las dos variables, mitigación y adaptación. “En cuanto a la mitigación al agro le corresponde revisar el uso del suelo, para ello trabajamos en conjunto con el Plan de Bosques, tanto para disminuir la deforestación como para aumentar la forestación”.
“Por otro lado, la rotación de cultivos es un tema importante, ya que mejora en el balance de gramíneas y leguminosas que se fue dando en estos últimos años, y en el caso de la ganadería mejorar los índices productivos. Si criás un animal en menos tiempo, emitís menos y llegás al mismo producto final. Si mejorás los niveles de producción por animal también producís más carne con menos emisiones. Es un win-win”, siguió explicando Gentile.
Respecto a adaptación, el secretario explicó que están trabajando en conjunto con la Secretaría de Agroindustria, en la generación de una plataforma de Mapa de Riesgos Climáticos, SIMARCC: “Son mapas que tienen información a nivel departamental. Si vas navegando en el mapa vas viendo varias de las amenazas de fenómenos extremos proyectados a 2039 y 2100 con dos niveles de intensidad de emisiones diferentes, medio y alto, y por otro lado los índices de vulnerabilidad. Cuando cruzás amenaza con vulnerabilidad te da riesgo. Esto sirve para proyectar a nivel gobiernos locales y nacionales”.
Por su lado, tal como contó Gentile, la Secretaría de Agrondustria desarrolló mapas de Riesgos Agropecuarios específicos y la combinación de ambos trabajos ayuda a que los productores entiendan mejor cómo se pueden preparar para el presente y el futuro. “Además, esto contribuye a los seguros agrícolas, se pueden apoyar mucho en esos mapas porque cuanto más previsibilidad tengan sobre la ocurrencia de fenómenos mucho más fácil prepararse para ellos”.
Un proyecto de Ley
Según cuenta el secretario, este plan ese entrelaza con otro trabajo que están elaborando, que tiene en cuenta estrategias a largo plazo para las bajas en emisiones, proyectando a 2050: “Estamos pensando en un Proyecto de Ley de Cambio Climático que tiene muchos componentes fundamentales”.
El secretario detalló algunos: “Por un lado, asegurar la creación de un Gabinete nacional que hasta ahora está creado por decreto presidencial y que sea una realidad para futuro; la creación de un sistema de inventarios de gases de efecto invernadero para tener por ley un sistema que asegure la transparencia. Finalmente, la obligatoriedad de proveer los datos de parte de los actores que disponen de estos datos”.
Producir y cuidar
Argentina tiene varias ventajas comparativas y el trabajo en conjunto está pensado para poder plasmarlas. Como expresó Gentile: “Es un país fundamentalmente agroexportador, entonces tenemos que asegurar poder mantener nuestros mercados pero a la vez cuidar nuestro ambiente”.
Con ese fin, el secretario detalló que generaron un cambio de metodología del inventario. Argentina trabajaba con el inventario que es el modelo del 96 del IPCC y al inicio de esta gestión migró a una metodología del 2006: “Esa metodología además de ser nueva permite incorporar la disminución de las emisiones procedentes del tipo de agricultura que predomina en argentina que es la siembra directa. El anterior no permitía expresarlo, eso impactó en una reducción del 8 % de las emisiones a nivel global del inventario argentino, todas procedentes del sector agropecuario, por lo cual hizo justicia a lo que era un reclamo hace mucho tiempo”.
Por último, Gentile expresó que hay muchos desafíos por delante, sobre todo entender cómo el aumento de la superficie agrícola desplaza la ganadera y la ganadera va sobre los bosques, y mejorar ese planteo. “Hay que lograr un desacople entre los crecimientos de factores de producción y la emisión de gases de efecto invernadero. Hay que producir más y mejor pero con menor impacto”.
Por Sofía Espejo | Agrofy News