Con trabajo y calidad hubo buenos números

Se concretaron las ventas de la 54º Exposición Rural de Coronel Dorrego. Hubo buenos valores y quedaron pocos animales sin vender

97
Compartir:

El marco del fin de semana, no era quizás el de los mejores ánimos: las noticias de supuestas retenciones y un sinfín de rumores, encontraba al sector, lejos del relajo. Sin embargo, con clima casi propio y con mucho trabajo previo, entre cabañeros y firma consignataria, fueron trabajando un difícil remate, resultado de una Exposición Rural de Coronel Dorrego que por historial previo, colmó los corrales con una cifra que a priori asustaba: 100 toros a la venta.
Todo este preámbulo es necesario para una muestra inmersa en una zona, netamente agrícola, que recién en los últimos años, tomó vuelo ganadero. Con el atractivo mencionado del cambio de categoría, muchas cabañas llegaron hasta aquí, buscando premios y puntajes, dos situaciones que a la hora de las ventas, poco importa. Dicho todo esto, con Juan José Ercazti al martillo, con toda la financiación disponible (a pesar del momento, todo favorable para las compras), sumado a Civardi y toda su gente en movimiento, la tarea comenzó por lo más difícil: la colocación de los pedigrees. Con manos, con elecciones, con trabajo, poco a poco, tanto toros como vientres, fueron encontrando sus precios y sus oferentes.
La segunda parte del remate, fue la vuelta a la realidad de la zona: la venta del toro puro controlado, encontró rápidamente sus ofertas, manos, obligaciones, transformándola en una venta ágil, con muy buenos valores y con el clásico resultado de ver, que no siempre lo jurado, coincide con las ventas, viendo como lotes de muy atrás, se pagaban como los de punta. Los vientres volaron, con precios muy interesantes, redondearon valores bien arriba para preñadas y paridas.
Párrafo aparte para el mejor borrejo de la muestra, un corriedale que mostró que cuando hay genética, estos verdaderos “fans” de la raza, no dudan en “correrse”, para que luego, todo (hasta unos texel y caballos criollos) fueran vendidos. Y faltaba más: el especial de vientres, con más manos y más buenos precios. En definitiva, una gran venta y un mejor final para esta Exposición, que si encuentra el número correcto de sus encierres en materia de pedigree, sigue siendo una de las muestras que mejor posiciona sus ventas. Pero como es costumbre, la lógica no siempre se condice con las realidades y eso, es materia de análisis para cabañeros, Rurales, asociaciones y consignatarios.
Estos fueron los precios de las ventas:Gentileza: Carlos Bodanza


Compartir: