Tentación oficial: aún quedan U$S 5.000 millones en Soja

La disponibilidad del grano, en un volumen de 8,7 millones de toneladas, puede ser un incentivo para el Gobierno a sumar divisas. Pero, por qué no sería necesario. Por Pablo Adreani

Compartir:

La versión 2 del “dólar doja” a 230 pesos finalmente tuvo el efecto deseado, al lograr que se liquiden divisas durante todo el mes de diciembre por un importe mayor a los u$s 3.300 millones, superando las necesidades del gobierno de u$s 3.000 millones convenidos previamente con los procesadores de soja y exportadores.
La cifra equivale a 5,9 millones de toneladas de soja, entre las ventas de soja disponible y las fijaciones de contratos previamente entregados bajo la modalidad a fijar.
El mercado se pregunta si es necesario implementar un plan “dólar soja 3″ en algún momento durante el verano.
Para poder echar luz sobre este interrogante hemos analizado dos factores de mercado que son los que pueden ayudar a darnos una respuesta.
El primer factor es cuánta soja hay todavía sin vender en manos de productores y cuánta soja hay entregada a fijar sin haberse fijado el precio todavia.
Considerando un volumen de producción de 42 millones de toneladas, descontadas las ventas totales ya efectuadas por los productores, la utilización para semilla y un nivel de existencias finales razonables, quedarían sin vender en manos de productores 5,6 millones de toneladas.
Si a este volumen le agregamos la soja entregada a fijar que todavia no se ha fijado su precio, de 3,1 millones toneladas, se llega a un total de soja a disposición de las fábricas de 8,7 millones de toneladas.
En término de ingreso de divisas -lo que más le interesa al Gobierno- hablamos de u$s 5.000 millones.
Esta cifra tiene el efecto del canto de la sirena que puede tentar al ministro de Economía a subirse a un nuevo tren de plan “dólar soja 3″.
El otro factor es cuál es el precio que tiene la soja hoy en el mercado y la realidad nos muestra que hay multiples precios, que juegan con el dólar futuro y el precio de la soja para posiciones futuras, tanto de la vieja como de la nueva cosecha.
Veamos, el precio de la soja posición enero en el MATBA-Rofex cotizaba el jueves pasado a 468 dólares la tonelada.
Si multiplico este valor por un dólar de 230 pesos se llega a un precio de 107.640 pesos la tonelada, debiendo aclarar que el plan “dólar soja” a 230 pesos ya no esta vigente.
Si tomo el valor del dólar oficial a 178 pesos, con los 468 dólares por tonelada se llega a un precio de soja de 83.187 pesos por tonelada.
Si analizamos ahora la posición febrero, la soja está cotizando a 428 dólares la tonelada. Si multiplico este precio por la cotización del dólar futuro posición febrero de 199 pesos por dólar, se llega a un precio en pesos para la soja de 85.065 pesos la tonelada.
Haciendo el mismo cálculo para la soja marzo de 413 dólares la tonelada y tomando el dólar futuro marzo de 211 pesos se llega a un precio de la soja de 86.978 pesos por tonelada.
El distinto precio del dólar para la posición disponible y su comparación con los precios del dólar en las distintas posiciones futuras resulta en una mágica situación en la que, a pesar de la baja en el precio en dólares de la soja, de 468 dólares por tonelada enero a 413 dólares por tonelada en marzo, marzo, el precio de la oleaginosa en pesos sube de 83.187 a 86.978 pesos la tonelada.
El efecto final de este espejistmo matemático, resultante de la combinación entre los precios de la soja y el valor del dólar futuro, se muestra en su mayor expresión en las cotizaciones de la soja para la nueva cosecha, esto es mayo 2023.
Veamos: el precio de la soja nueva cerraba el jueves pasado a 403,5 dólares la tonelada. Sii multiplico este precio por la cotización del dólar futuro para mayo de 235 pesos, se llega a un precio de soja de 94.823 pesos por tonelada, cifra muy similar a la resultante del momento en que entró en vigencia el “dólar soja” a 230 pesos.
Esto quiere decir que el Ministro Massa no tendría necesidad alguna de implemenentar un nuevo “dólar soja 3″, a menos que los productores decidan no vender su soja o que las necesidades del Ministro y sus nervios vayan en aumento.
En definitiva, estamos ante dos jugadores de póker. Los productores con un par de ases en la manga, y el Gobierno con un par de comodines que pueden hacer aparecer un nuevo “plan soja 3″.
En esta oportunidad, habría que hablar de un “dólar soja” a 250 pesos como mínimo y para tentar a los productores a que se decidan a vender su producción.
Caso contrario, los u$s 5.000 millones que tienen los productores o su equivalente en soja, pasarán a venderse en la nueva cosecha. Tic-Tac-Tic-Tac. (Agrovoz)


Compartir: