En apenas un mes el margen neto del maíz cayó hasta un 70 %

El precio del maíz se ve presionado por la menor demanda de energía y buenas perspectivas de siembra en Estados Unidos.

Compartir:

La Bolsa de Comercio de Rosario analizó los posibles márgenes brutos y netos que surgirían del cultivo maíz en la región núcleo para la próxima campaña 2020/21.
Se tomó el caso de un productor que está pensando en cultivar 100 ha a 150 km de distancia de los puertos y/o fábricas del Gran Rosario y que podría llegar a obtener un rinde de aproximadamente 100 qq/ha y se comparó el escenario hoy respecto hace un mes atrás.
“El margen neto del maíz temprano sufrió una caída del 70% en campos alquilados por la caída del precio a cosecha”, destaca el relevamiento de la BCR elaborado por Julio Calzada y Sofía Corina.
Bajo el supuesto, el cultivo de maíz temprano obtendría un rinde de aproximadamente 100 qq/ha, con buenas lluvias y óptimo nivel de fertilización. El precio de venta del maíz a cosecha en Matba Rofex Abril 2021 sufrió una variación de un 12% en 30 días.
Lo que sucede es que la altísima inversión inicial del cultivo no es acorde a la rentabilidad obtenida con este nuevo escenario de precios: “Hace un mes atrás, el maíz a 143 U$S lideraba los márgenes productivos; hoy el escenario es muy distinto”.
Pese a esta caída en la rentabilidad, el cereal presenta mejores márgenes que la soja de primera y queda por debajo de la rotación trigo/soja de segunda.
Contexto incierto
Desde la BCR resaltan que falta mucho para empezar a sembrar y los precios internacionales podrían revertirse mejorando estos márgenes: “El contexto global hoy es de máxima incertidumbre, y el maíz no es la excepción”.
En el planteo se advierte la fuerte incidencia de los insumos en el costo directo de explotación (436 U$S/ha, lo cual representa cerca del 51% del costo total sin computar impuestos). También es importante el impacto de los fletes (125 U$S/ha lo cual implica un 15% del costo total estimado –sin impuestos- de 852 U$S/ha).
“La incidencia de los costos directos sobre los ingresos brutos del productor es del 68%, comprendiendo insumos, siembra, pulverización, cosecha, flete corto y largo, gastos de comercialización y de estructura”, explican desde la entidad rosarina.
Además, llama la atención el acotado margen neto que obtendría el dueño del predio en la explotación en campo propio: “Luego de pagar todos los impuestos lograría apenas un 17% del total de los ingresos brutos que percibe por la venta de su producción (rinde por precio de venta de la mercadería)”.
“Idéntico comentario podemos expresar para el margen neto que obtiene el arrendatario (3% sobre sus ingresos brutos totales)”, concluyen. (Agrofy)


Compartir: