El Frente de Todos y la ganadería

Qué dice el documento “Notas para una política agropecuaria”, elaborado por los equipos técnicos de Alberto Fernández. El mea culpa sobre las políticas sectoriales erradas, la ponderación del agro y la visión de producir más terneros y aumentar el peso de faena. ¿Plan de Gobierno o estrategia electoral?

3

En las últimas semanas se difundió el trabajo “Notas para una política agropecuaria”, firmado por el Grupo de Políticas Agropecuarias y Economías Regionales, que contempla los lineamientos sobre las políticas que aplicaría el Frente de Todos en caso de asumir el gobierno nacional.
Si bien no está identificado con nombres propios, trascendió que en su elaboración participaron Jorge Neme, Gabriel Delgado, Carlos Casamiquela y Diana Guillen, entre otros ex-funcionarios del Gobierno anterior.
Resulta una sorpresa la introducción muy laudatoria para el sector agropecuario, al que califica de potente, generador de producción, exportaciones, empleo e innovación tecnológica, así como valora su acceso a los mercados globales. Además, pondera sus saberes, experiencia, costumbres y cultura emprendedora.
También realiza un mea culpa sobre políticas erradas dirigidas al sector entre 2003 y 2015, aunque no se explicita cuáles fueron esos errores, lo que ayudaría a tener una visión más clara sobre lo que proponen.
La ganadería
En el escrito, de 19 páginas, sin gráficos ni cuadros, se afirma tener identificados sectores clave del desarrollo tecnológico para que el país lidere en el mundo. Uno de ellos es de la ganadería de alto valor. Sobre esto sostienen que la Argentina podría exportar el doble sin afectar al consumo.
Propone políticas activas y financiamiento para ampliar la producción de pasturas y forraje. Destaca la necesidad de aumentar el porcentaje de terneros logrados, haciendo foco en planes sanitarios, apoyo a la genética y mejores prácticas reproductivas. El objetivo incluye lograr un mayor peso medio de faena para abastecer a los mercados internos e internacionales.
En otro plano, también analiza las economías regionales, la agricultura familiar, el cooperativismo, el desarrollo del norte argentino y la Patagonia, con propuestas para cada ítem. Asimismo, contiene un punto sobre pesca y acuicultura.
En todo el texto campea la determinación de invertir para aumentar el riego y mejorar la infraestructura (transporte, energía y comunicaciones) para conectar a todo el campo argentino.
Tiene un título específico sobre la proyección internacional de la agroindustria argentina.
Propone un cambio impositivo para el sector, sin detalles. Si bien no menciona específicamente como se tratará el tema de retenciones afirma que las exportaciones no pueden contener impuestos, los que hay que devolvérselos inmediatamente a los exportadores.
Por último, algo que quedó desactualizado, es la propuesta de devolver el rango de ministerio al área.
Es un texto que define objetivos sin detallar la herramientas para alcanzarlos, acompañado de comentarios favorables al sector.
La pregunta relevante es si se trata de un estudiado plan de gobierno, con el apoyo de las personas que detentarían el poder real, o si sólo son promesas electorales.
Para quienes deseen más información, les dejamos el trabajo «Notas para una política agropecuaria», completo. (Valor Carne)