¿Necesita el trigo contar con un Instituto de Promoción?

Se elevó el proyecto a la Secretaría de Agroindustria. El desafío es lograr políticas públicas de largo plazo que trasciendan los colores políticos

14

En el Congreso Internacional de Trigo (TrigAR) realizado en Córdoba, se puso sobre la mesa la posibilidad de crear un Instituto de Promoción para el cultivo. El analista Leandro Pierbattisti planteó que el desafío mayor de la Argentina para con el sector es que haya “políticas públicas de largo plazo que trasciendan los colores políticos”.
“Vamos a producir más de 20 millones de toneladas, lo que implica un saldo exportable muy importante. Vamos a tener que pensar en organizarnos comercialmente, en crear, por ejemplo, un instituto de promoción como tienen otros países. No se trata de enseñarles a vender a las empresas, hay algunas que hace un siglo que trabajan, sino de ayudarlas a encontrar nuevos destinos”, remarcó el especialista, quien ofició de coordinador del congreso.
El ministro de Agricultura y Ganadería de la provincia de Córdoba, Sergio Busso, el presidente de la Bolsa de Cereales de esa provincia, Juan Carlos Martínez, y el presidente de congreso, Luis Macario, luego del evento elaboraron un documento que presentaron ante las autoridades de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria.
Entre los puntos que plantearon, el más significativo es el pedido por la creación de un Instituto de Promoción del Trigo Argentino (IPTA). Luis Macario explicó: “Esta decisión va a depender de la voluntad pública y privada pero creo que es una idea que podría empezar a decantar: con pocos recursos se puede hacer un enorme trabajo de promoción para instalar en el mundo al trigo como marca insignia de la misma forma que se realiza con la carne argentina y los vinos que tienen gran prestigio a nivel internacional”.
Por su parte, el presidente de la Federación de la Industria Molinera, Diego Cifarelli, agregó: “La Argentina no se puede dar el lujo con el potencial que tiene de no tener una entidad que promocione sus cultivos y fundamentalmente la cadena del trigo, como sí lo hacen países como Estados Unidos, Canadá y Francia. La idea de crear un ente que cumpla esta función la habíamos empezado a trabajar hace un año: un instituto que promocione y defienda nuestros cultivos como sucede con la carne y el vino”.
En tanto, David Hughes, presidente de ArgenTrigo, afirmó: “Hace un par de años desde nuestra entidad se planteó la necesidad de contar con una oficina no solamente de promoción, sino también que sirva para evaluar a qué mercados queremos llegar, analizar el consumo, el procesamiento, la molienda, y distintos productos. Eso quedó de lado y ahora se volvió a retomar”.