Bienestar Animal en el contexto ganadero

Instituciones públicas y privadas de todas las cadenas productivas del país participaron de un Taller celebrado en Tandil.

33

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) con el apoyo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN), realizaron, el pasado 13 y 14 de junio un Taller sobre Bienestar Animal.
El encuentro, en cuya organización participó el Programa de Bienestar Animal de la Dirección Nacional de Sanidad Animal del SENASA, se concretó en las instalaciones de la mencionada Facultad bonaerense los 60 representantes de instituciones públicas y privadas debatieron y generaron un consenso entre todos los actores involucrados, acerca de los contenidos del proyecto de resolución: “bienestar animal en el contexto ganadero”.
Por el organismo sanitario nacional asistieron referentes de bienestar animal de sus direcciones Nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, de Asuntos Jurídicos, de los centros regionales, y profesionales de los programas sanitarios, del área de Agricultura Familiar y de Control de Gestión.
En el inicio del encuentro, la responsable del Programa de Bienestar Animal del SENASA, Débora Racciatti, presentó la metodología de trabajo, las diferentes etapas del taller y sus objetivos, así como las distintas instancias por las que deberá pasar el proyecto de resolución.
En ese mismo sentido, se realizaron presentaciones que revelaron los fundamentos científicos para la creación de una norma sobre “Bienestar Animal en ganadería” por parte de de Alejandra Feld (Universidad Maimónides y UBA), Marcelo Ghezzi (UNCPBA), Roberto Vaca (UNLP), Zulma Canet (INTA) y Marcela Rebuelto (UBA). También expusieron en este bloque Jimena Manrique (Senasa) y Mariana Sánchez (Secretaría de Agroindustria). Por la tarde se escuchó la opinión de diferentes representantes del sector privado.
En la etapa final, se trabajó en grupos para garantizar la heterogeneidad de posibles escenarios. Las actividades se dividieron en etapas y se buscó el consenso de cada uno de los artículos del primer borrador de la norma.
Durante el debate se observó gran participación y entusiasmo de todos los asistentes y se lograron avances significativos en el proyecto de normativa.
La buena predisposición de todos los sectores permitió un exitoso y valioso trabajo con la participación y el consenso de los involucrados.