Las malezas bajo la lupa

Se concretó en la Cámara Económica de Tres Arroyos y organizada por la Chacra Experimental Integrada Barrow, junto al Centro Regional de Ingenieros Agrónomos de Tres Arroyos (CRIATA) y el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de Buenos Aires (CIAFBA)

17

Con la participación de alrededor de 80 ingenieros, se llevó a cabo una Jornada de Actualización Técnica en Cultivos de Cosecha Fina enfocada en las malezas problemas y las enfermedades fúngicas. La actividad se realizó en la Cámara Económica y fue organizada en forma conjunta por la Chacra Experimental Integrada Barrow, el Centro Regional de Ingenieros Agrónomos de Tres Arroyos (CRIATA) y el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de Buenos Aires (CIAFBA).
A cargo de las disertaciones estuvieron los ingenieros Marcos Yanniccari (Barrow), Ramón Gigón (asesor privado) y Silvia Pereyra (INIA Uruguay). Los dos primeros se refirieron al manejo de las malezas, bajo el título: Malezas problemas, ¿qué hacemos con el raigrás y las crucíferas resistentes? En tanto, la doctora Pereyra abordó enfermedades fúngicas en cebada y trigo – Fusarium.
Operación raigrás
Luego de su disertación, el ingeniero Yanniccari conversó sobre el tema por el que fue convocado: el manejo del raigrás resistente a múltiples herbicidas, el problema que más dolores de cabeza les genera a los productores de la región en la campaña de fina.
“En los últimos tres años hemos estudiado sobre una colección de poblaciones de la zona los mecanismos de resistencia, cómo sobreviven a distintos herbicidas y, en particular, a lo que me referí fue al manejo y los productos que se pueden usar en post emergencia”, explicó el especialista que se desempeña en la CEI Barrow. “Lo que hemos encontrado como principal resultado es que a esas poblaciones las podemos dividir en dos grupos, aquellas que son sensibles, que las manejamos bien, y otro grupo, las resistentes, que no sólo son resistentes a un herbicida sino a varios. Incluso herbicidas que afectan distintos modos de acción. Eso hace que se dificulte muchísimo el manejo debido a que no hay otras alternativas para tratarlos en postemergencia.
Es decir, hay variantes químicas antes, no después”, agregó. En este sentido, la recomendación del ingeniero es apuntarle todo a realizar un buen barbecho y la posibilidad de utilizar herbicidas residuales también. Ahora bien, ante un mal manejo o una entrada tarde al lote, y el raigrás nace dentro del cultivo, si es resistente, no hay un método de control efectivo. Esto obliga a buscar alternativas no químicas. Y en eso es en lo que está trabajando Yanniccari.
Competencia
Lo que se busca es fortalecer el cultivo para aumentar la competencia sobre la maleza. “Una de las propuestas es incrementar la densidad de siembra sobre los manchones de raigrás, no en todo el lote. Entonces, el cultivo responde suprimiendo la maleza también”, indicó.
“En ese caso hacemos también tratamiento con postemergentes, porque afectan la maleza y tienen poco impacto sobre el cultivo”, completó. La otra pauta de manejo es ajustando la fertilización. “Como el raigrás tiene mucha afinidad por el nitrógeno, responde incluso mejor que el trigo, una aplicación relativamente tarde puede favorecer más a la maleza que al cultivo.
Entonces, si partimos del barbecho limpio, tenemos el trigo implantado y fertilizamos temprano al menos en los manchones, podemos favorecer al cultivo. De modo que también es otra forma de suprimir la maleza”, finalizó. (LVP)