En la zona, la superficie de trigo a sembrar podría ser mayor

Así lo afirmó el Ing. Agron. Francisco Di Panne, de la Chacra Experimental de Barrow, quién brindó información sobre la red de ensayos de trigo en una jornada de la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos

13

Con la participación de los semilleros de ACA Semillas, Bioceres, Buck, Don Mario y Nidera, se llevó a cabo una charla en la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos que fue clausurada por el ingeniero Francisco Di Panne, de la Chacra Experimental de Barrow, brindando información sobre la red de ensayos de trigo.
Previo a su exposición explicó a los medios que se estima que la próxima podría ser una buena cosecha de trigo. “La campaña en superficie yo creo que va a ser un poco mejor, después el clima dirá”, expresó Di Panne. Explicó que “en esta zona tenemos sitios donde podemos tener buenos pronósticos de rendimientos”.
Enumeró además las tierras como las de la Chacra de Barrow y de los distritos de Gonzales Chaves, San Cayetano y muy buena parte de Dorrego que dependen en gran medida de lluvias durante los meses de octubre y noviembre. “Si se dan las lluvias vamos a tener buenos rendimientos, sino será una campaña cercana a la media”, afirmó.
Más superficie
El experto dijo además a este diario que respecto a la próxima campaña triguera se observa “una gran demanda de información de los productores y asesores. Si uno tiene que hacer una relación con la demanda, creería que puede llegar a aumentar la superficie en nuestra zona”.
A propósito añadió que “hay mucha consulta telefónica y personal, y hay bastantes charlas hemos dado en San Cayetano, en Coronel Dorrego, con público muy especializado asesores y sus productores”.
En consecuencia dijo creer que “va a ser una campaña con una intención de siembra quizá hasta un poco superior a la del año pasado, es lo que uno percibe, no sé si se va a poder lograr”.
Viene creciendo
Di Panne también recordó que el área de producción del rubio cereal “ha aumentado en los últimos tres años en superficie por información del relevamiento de la Chacra de Barrow”.
Agregó incluso que si bien el crecimiento “puede llegar a ser importante”, no terminaría siendo demasiado importante porque “se está llegando a un punto donde hay relaciones con la cebada que no se pueden sustituir tan rápidamente”.
Precio y clima
Consultado por los motivos que generan el impulso que terminaría por aumentar la superficie de trigo a sembrar, Di Panne, respondió que “en general hay una conjugación de dos factores; el precio que es una demanda de los mercados, y que en los últimos dos o tres años ha habido clima muy favorable, un ambiente muy favorable para altos rendimientos que combinados con los precios hacen que el producto del trigo tenga un margen bruto interesante”.
Mejor rendimiento
Acerca de los ensayos sobre semillas que anualmente se llevan a cabo y que por lo general aportan entre unas 10 y 15 variedades nuevas al sector, aunque no todas lleguen a tener utilidad, indicó que buscan “un mejor rendimiento”.
Señaló que detrás de ese objetivo todos los años se dan pequeños pasos en el mismo sentido, aunque el rendimiento esté ligado al ambiente. “Los incrementos son muy lentos pero uno va viendo -año tras año- que van incrementándose las medias de los ensayos y las medias de los productores. Eso es importante”, según apuntó.
Remarcó el experto, además, el trabajo hecho desde los criaderos de semillas a la hora de hallar respuestas a las enfermedades, mientras desarrollan sus cualidades de alto rendimiento.
“Se ve que entre los criaderos se ha buscado resistencia a Roya Amarilla que fue una enfermedad que hace poco apareció y tuvo un impacto grande. Pero en general se está buscando rendimiento, rusticidad para que el trigo funcione en lo que se llama ‘adaptación’ y pueda funcionar en todos los ambientes; que al productor con una sola variedad se le solucione la mayor variedad de lugares, calidades de suelo y -por supuesto- enfermedades”, afirmó. (LVP)