Buenos Aires nuevamente con Carbunclo

Un episodio en Laprida en 2018 empañó el éxito alcanzado un año atrás, el primero en el que no se detectaron brotes en los 30 partidos bajo monitoreo desde hace 41 años, según el informe del M.V. Ramón Pedro Noseda. La buena noticia es que se vacuna más.

Compartir:

Los 30 partidos bonaerenses que conforman el Área de Evaluación del Carbunclo rural, que involucra más de 12 millones de bovinos, han progresado en los últimos años registrando una tendencia decreciente desde 1977, con 11 puntos porcentuales menos para 2018. Sin embargo, en el verano de 2018 se detectó un brote en Laprida que ensombreció el éxito alcanzado el año anterior, cuando por primera vez en 41 años no se identificaron focos.
La enfermedad puede presentarse en rodeos de todo el país, aunque las zonas endémicas tienen relación directa con las características de los suelos ya que ahí quedan las bacterias en estado de esporos provenientes de bovinos infectados, los que mueren súbitamente y pierden sangre por las aberturas naturales.
«Si el pH del suelo es neutro o alcalino y hay determinadas condiciones de humedad y materia orgánica, los esporos sobreviven decenas de años a la espera de que otro animal los levante junto con los alimentos para volver a iniciar su ciclo. Por eso, la Cuenca del Salado y otras zonas bajas de Buenos Aires y de la región pampeana, tienen brotes de carbunclo; en general, en suelos ácidos la enfermedad no prospera”, explica el M.V. Ramón Pedro Noseda, referente en el tema, subrayando que las soluciones están al alcance de la mano para un país ganadero como la Argentina .
“Solo es necesario vacunar los animales susceptibles y eliminar eficientemente los cadáveres de los bovinos muertos súbitamente”, aconseja el científico, aclarando que estas tareas dan resultados muy alentadores para el control de esta enfermedad que puede trasmitirse a los seres humanos.
En 2018, los ocho laboratorios del país que elaboran la vacuna produjeron 21.504.090 millones de dosis, según datos del SENASA. «Un auspicioso aumento de 2.467.675 dosis comparado con 2017», indica el especialista.
¿Cómo estamos en materia de vacunación? En la provincia de Buenos Aires, con un stock de 19.200.000 bovinos y una población susceptible de 13.271.403, fueron vacunados 10.261.784 (77%), números que demuestran una consolidación de la vacunación obligatoria, según aclara el informe publicado recientemente por Noseda.
En particular, en el partido de Azul, donde se trabaja bajo un «Sistema de Alerta y Respuesta», sobre un stock de 635.000 bovinos y una población susceptible de 390.000 bovinos, se vacunaron 384.906 (98%), un singular logro de los veterinarios locales que ha llevado a que no se presenten brotes desde 2013.
En Santa Fe, donde existe la figura del «veterinario co-responsable» junto al «Programa de Alerta y Respuesta», con un stock de 6.204.694 bovinos y una población susceptible de 4.697.505, fueron vacunados 4.368.679 (93%), otro ejemplo a tener en cuenta para seguir avanzado en la lucha contra la enfermedad. (Valor Carne)


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •