Presentan sistema de alerta para prevenir incendios en cosecha

Fue desarrollado por investigadores del INTA Balcarce y la Facultad de Ciencias Agrarias junto con la Asociación de Ingenieros Agrónomos local. Brindará recomendaciones para prevenir el desarrollo de fuegos y se actualizará dos veces por semana.

16

Vientos intensos, altas temperaturas, baja humedad relativa y limpieza ineficiente en las autopartes son los factores que favorecen la ocurrencia y propagación del fuego durante la recolección de granos. Para prevenirlos y extinguirlos a tiempo, un equipo de investigadores de la Unidad Integrada Balcarce junto con la Asociación de Ingenieros Agrónomos local presentó un sistema de alerta de riesgo de incendios en cosecha. El informe será semanal e incluirá información para distintas regiones del país.
“Durante la cosecha de granos las máquinas trabajan a máximo régimen, esto significa que las temperaturas de las piezas pueden superar los 800 °C y se cubren de material vegetal seco, sumado a que se realiza en época de altas temperaturas y baja humedad relativa, es común que se formen y propaguen incendios”, señaló Santiago Tourn, investigador de INTA Balcarce y docente de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata.
Sin embargo, Tourn indicó que “si una máquina no se limpia de manera correcta y en forma frecuente, el incendio puede producirse aún en condiciones ambientales no riesgosas”. En este sentido, el especialista del INTA y la Facultad de Ciencias Agrarias puntualizó en la importancia de generar información para prevenirlo o tener las herramientas para extinguirlo rápidamente.
“Con el desarrollo de este índice queremos concientizar e informar a los productores agropecuarios, contratistas del servicio de cosecha y personas en general sobre los riesgos de desarrollo y propagación de incendios”, indicó Tourn y añadió: “Brindamos herramientas para prevenirlos y extinguirlos”.
El informe sobre el riesgo de incendios se actualizará dos veces por semana y se podrá consultar y descargar desde el sitio web del INTA Balcarce, de la Facultad de Ciencias Agrarias y será incorporado en el boletín del Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires.
“Este año, el índice contiene información sobre el NEA (Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones) y la región Pampeana (Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa)”, manifestó Tourn.
El sistema de alerta desarrollado por investigadores de la Unidad Integrada Balcarce y la Asociación de Ingenieros Agrónomos local es una adaptación del índice de riesgo Forest Fire Danger Index (FFDI) que utiliza el Servicio contra Incendios del Sur de Australia (CFS). El índice contempla previsiones de humedad del suelo, índice de verdor, temperaturas máximas, ráfagas de viento y humedad relativa para las horas centrales del día.
Tourn hizo hincapié en realizar una correcta y eficiente limpieza de los sectores más vulnerables de las maquinarias: motor, trilla, separación y limpieza, cabina y cabezal.Reducir el riesgo
Más allá del peligro que implica el desarrollo de fuego para el operario, los incendios provocados durante la cosecha provocan inmensas pérdidas de capital (la máquina queda destruida) y desbalances nutricionales en el suelo.
A la hora de prevenir un incendio durante la cosecha, Tourn recomendó: “Evitar trabajar entre las 12 y las 15 horas, con más de 35° C de temperatura, menos de 30 % de humedad relativa y más de 40 kilómetros por hora de viento”.
De acuerdo con Tourn, “es fundamental tomar conciencia sobre el riesgo a los cuales están sometidas las maquinarias, los campos y el suelo”.
En este sentido, el técnico hizo hincapié en realizar una correcta y eficiente limpieza de los sectores más vulnerables de las maquinarias: motor, trilla, separación y limpieza, cabina y cabezal. Para esto, recomendó aumentar la frecuencia de limpieza (por ejemplo, con sopladora al menos tres veces en el día de trabajo) en todos aquellos sitios de acumulación de granza.
Asimismo, insistió en la importancia de eliminar toda fuga de combustibles o lubricantes, engrasar periódicamente los rodamientos y revisar su estado para evitar sobrecalentamientos. También señaló la necesidad de incorporar extinguidores de clase A, aparte de los ABC, sistemas de detección de incendios y tener alguna herramienta de labranza disponible para generar cortafuegos.