Un “dólar soja” a $ 2.000 o el canto de la sirena

Las necesidades del Gobierno chocan con la realidad de los mercados, con la biología de los cultivos y con el sentimiento permanente de incertidumbre de las principales variables económica. Por Pablo Adreani

Compartir:

El título de este artículo puede resultar utópico, pero no está muy lejos de la realidad. En este sentido, la necesidad de dólares del Gobierno ha quedado de manifiesto en los rumores que corrieron esta semana sobre la implementación de un nuevo dólar exportación, en el orden de los $ 1.200 por dólar ($/U$S).
Nuestro análisis y evaluación de la realidad nos muestran que cualquier nuevo dólar que el gobierno de Javier Milei ponga a disposición de los productores no será garantía para que se genere un aluvión de ventas e ingreso de divisas.
Las necesidades del Gobierno chocan con la realidad de los mercados, con la biología de los cultivos y con el sentimiento permanente de incertidumbre de las principales variables económicas, que impiden a los productores tomar sus decisiones de venta.
En primer lugar, terminamos una semana con lluvias excesivas en casi toda la pampa húmeda, de forma tal que se ha frenado la cosecha de maíz, hay campos inundados donde las cosechadoras no podrán entrar hasta que el clima mejore, y habrá posibles pérdidas en el rendimiento y en la calidad de los granos.
En el caso de la soja podemos decir que las lluvias son muy beneficiosas, a la vez que decimos que no se necesitan más lluvias por las próximas dos o tres semanas, para permitir que los cultivos evolucionen sin riesgo de enfermedades y sin ataques de insectos.
Hoy, el productor está más preocupado por el exceso de lluvias, el freno de la cosecha y las pérdidas de rendimientos y la calidad de los cultivos, que por el tipo de cambio. Pues, en la medida que no se reinicie la cosecha el productor no podrá comenzar a vender granos y no ocurrirá la liquidación de divisas que el Gobierno espera y necesita.
Además, en estos momentos no se sabe a ciencia cierta cuál será el potencial de rendimiento de la soja y si las lluvias han sido beneficiosas o perjudiciales, pues depende de la fecha de siembra, la variedad utilizada, y el estado fenólico de los cultivos.
Por caso, el golpe de calor récord con más de 20 días con temperaturas extremas impactó negativamente en los cultivos que estaban floreciendo y formando chaucha, produciendo pérdidas irrecuperables.
Un tema no menor, es que los productores están viendo que todavía no está definido cuál será la tendencia del valor del dólar, si habrá devaluación (cuándo y por cuánto); cuándo decidirá el Gobierno salir del cepo, en definitiva, cuándo estará liberado el sistema de cambios en el país. Todos estos factores, aún sin definir, son la principal causa por la cual los productores no van a vender su cosecha.
Aquí entramos en el análisis del ciclo biológico de los cultivos, que en estos momentos no coincide con la necesidad de divisas del gobierno. Por este motivo y por las circunstancias arriba planteadas pensamos que, como están dadas las cosas hoy, el productor no va a vender su cosecha en los tiempos y el volumen esperados por el Gobierno.
A pesar de tanta incertidumbre, hemos elaborado nuestro propio estimado de liquidación de divisas para los próximos seis meses. Para marzo proyectamos U$S 2.500 millones, para abril U$S 2.700 millones, para mayo U$S 3.000 millones y para junio U$S 3.200 millones.
Aclaramos que esta proyección está basada en la fotografía de hoy, asumiendo que el clima será normal durante las próximas semanas, permitiendo el normal avance de la cosecha y su venta por parte de los productores. Además, considerando la firmeza que muestran hoy los mercados de soja y maíz, que incentiva a los productores a vender lo menos posible y a retener la máxima cantidad de granos posible. (Agrovoz)


Compartir:

LOS TÍTULOS DESTACADOS DE LAS ÚLTIMAS HORAS ↓


[the-post-grid id="27102" title="Post gid de entradas 2023"]