Contundente discurso de Pino en la inauguración de la Rural

En el acto inaugural de la 135° exposición, el presidente de la entidad, Nicolás Pino, fustigó las políticas llevadas adelante hacia el sector, criticó las últimas medidas y el ataque a la Justicia y alertó por el contexto económico; no hubo autoridades nacionales

Compartir:

En un año cargado de obstáculos para el campo, por la despiadada sequía y la continuidad de políticas intervencionistas sobre el sector, además del impacto de las retenciones y la brecha cambiaria, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, en su discurso de inauguración de la 135º Exposición Rural de Palermo, fue duro con el Gobierno de cara a las elecciones y habló de un “campo minado de problemas por estallar”.
“Hacemos un llamado de atención, especialmente a las personas que ambicionan ocupar cargos públicos en las próximas elecciones. El campo no va a ser un espectador pasivo, va a ser protagonista de la realidad nacional, de una nueva Argentina. Estamos eligiendo, ya, a servidores públicos a quienes confiaremos el rumbo del país. ¿Cuándo será el día en que un Gobierno saliente no deje al siguiente un campo minado de problemas por estallar? ¿Cuándo será el día en que el Gobierno que asuma no se cruce de brazos, quejándose de la famosa ‘pesada herencia recibida’?”, enfatizó.
En un discurso que se prolongó por casi 50 minutos y cosechó muchos aplausos, el presidente de la Rural, con tribunas repletas de socios, delegados y productores, no sólo se refirió a los problemas del sector, trazando una radiografía del impacto de la sequía y otras problemas como la propiedad privada, sino que puso el foco en mostrar que las políticas implementadas para el sector no funcionaron. Entre otras autoridades, en el palco Pino estuvo acompañado por el jefe de Gobierno porteño y precandidato presidencial, Horacio Rodríguez Larreta, aplaudido al ingresar, lo mismo que Patricia Bullrich, recibida con aplausos y que se ubicó a pocos metros en otro sector del palco. Pese a que en un comienzo se habló de que iba a estar el secretario de Agricultura Juan José Bahillo, no concurrió.
Sobre la sequía, Pino apuntó: “Han quedado al descubierto las pésimas políticas agropecuarias que los gobiernos han instrumentado en la Argentina en los últimos 80 años. Esas malas políticas las pagamos todos. Nuestra producción está estancada, trabada, debilitada y, si las condiciones impositivas y macroeconómicas cambiaran, podríamos producir mucho más. Más allá de la sequía, el campo tiene otros problemas. Uno de ellos es el ataque que sufre la productividad del sector, y sus intereses legítimos, amparados por la Constitución Nacional. Otro: el desarraigo creciente de los productores”, lanzó.
Luego, apuntó contra el Gobierno por las últimas medidas para el sector, en referencia al dólar maíz que tiene un tipo de cambio de $340 para la exportación, que en realidad “nunca llegan a los productores”.
“No nos dan previsibilidad. Que quede bien claro, que estas medidas se toman por una necesidad financiera del Gobierno y no en beneficio de todo el sector. Necesitamos reglas claras, justas y previsibles que generen confianza y se puedan instrumentar. Estamos cansados de anuncios que nunca llegan a los productores”, enfatizó.
Más tarde, tuvo una frase para el Congreso e incluso para el Gobierno que busca que haya sesiones solo cuando tiene un interés: “Al mismo tiempo, el Poder Legislativo descuida su trabajo. Estamos en julio y las sesiones de los legisladores pueden contarse con los dedos de la mano; dejan a nuestro sector sin leyes fundamentales, desconectando a la Argentina de la evolución tecnológica, o fuerzan sesiones sin sentido con el único fin de manipular al Poder Judicial”.
Con las tribunas colmadas de público en un celeste y blanco que adornaba el acto, Pino puso énfasis en que el Estado actúa como “socio desleal y forzoso, a través de impuestos confiscatorios, discriminatorios y distorsivos, que se van acumulando sin lógica ni sentido, en todos los niveles: nacional, provincial y municipal”. Y remarcó: “Lo hace a través del manejo del tipo de cambio, que obra como un instrumento de apropiación de la legítima rentabilidad del productor”.
Según el dirigente, “el campo es el único sector que genera divisas netas genuinas, para que la Argentina funcione”. Explicó y luego reflexionó: “Sólo en concepto de derechos de exportación, el campo viene aportando al país 170.000 millones de dólares en los últimos 21 años ¿Cuál es la respuesta del Estado? El ataque a la productividad del campo. La infraestructura rural se cae; existen no sabemos cuántos tipos de cambio, oportunistas y desestabilizadores; y un impuesto inflacionario de más del 100% anual que agudiza la pobreza, llevándola al vergonzoso 42% de la población. La producción no puede menos que sufrir: sólo desde el momento en que se reinstalaron las llamadas retenciones, más de 100.000 productores han tenido que abandonar la actividad”.
Pino comparó el menor crecimiento exportador de la Argentina en productos del sector versus países vecinos como Brasil que tuvieron políticas favorables para la actividad y contrastó: “Lo único que se multiplicó en Argentina es la pobreza: los beneficiarios de planes sociales pasaron de 100.000 en 1999 a 14 millones en 2022; se multiplicaron 140 veces. Mientras tanto, el dinero de los impuestos se invierte en medidas populistas, y en pagar una enorme fiesta demagógica, que destruye la cultura del trabajo”.

Democracia y mensaje al próximo gobierno
En otro tramo muy aplaudido, señaló que “está claro por qué camino no hay que ir”. Y fustigó las retenciones como “un impuesto pésimo”, además de “abusivo” y “discriminatorio”.
Además, en el tono amalgamado que lo caracteriza, el titular de la SRA habló del momento especial que vive la Argentina, los 40 años de democracia. “Este año celebramos un hecho fundamental, hemos logrado 40 años de ejercicio ininterrumpido de la democracia, 40 años de institucionalidad, 40 años que supimos conseguir pero que nos hacen responsables del futuro. Pero nos falta, es verdad, ejercer plenamente y consolidar la democracia. Debemos dejar de lado el vaivén entre extremos, y reducir la costumbre de romper siempre con lo anterior, en vez de lograr políticas de Estado basadas en el acuerdo”, indicó.
En esa línea, hizo una defensa de la Corte Suprema de Justicia ante las críticas del Gobierno. Así lo señaló: “Queremos resaltar el accionar de la Corte Suprema de la Nación, qué por estos días, resiste el embate del Gobierno que ignora la división de poderes, un pilar fundamental del buen funcionamiento de la democracia. Esos son los ejemplos que se deben defender”.
En este marco, entre algunos productores se esperaba una suerte de explicación pr el efusivo abrazo que el lunes pasado le dio al dirigente en el Restaurante Central el ministro de Economía, Sergio Massa. Mucho se hablaba que algunos productores enojados vendrían al acto para silbar al titular de la SRA. Pino dijo: “La política prefiere muchas veces ocuparse de las rencillas entre los políticos, en vez de ocuparse de los argentinos. Se gasta mucho tiempo en frivolidades y pequeñeces, esta semana lo viví en carne propia. A los argentinos nos interesan las ideas y la acciones”.
Sin sacarse el lazo, el dirigente recogió el guante y lo expuso frente a la gente. “Frente a una situación tan crítica, nuestra respuesta es profundicemos la democracia republicana. La respuesta no es el autoritarismo ni el populismo. La democracia debe ser reivindicada, rescatada, perfeccionada. Llamamos a la conciencia de cada uno, frente a las próximas elecciones. El que sea Gobierno a fin de este año deberá subordinarse a la Constitución y dejar al margen los vicios de la política. Cada uno de nosotros es el guardián de los valores ciudadanos: poner el voto en 2023 es definir nuestro futuro”, expresó.
Pino hizo una síntesis del trabajo de la entidad con otras organizaciones, de la vinculación del sector con la política en un año electoral y también le mandó un mensaje a los productores, llamando a que se involucren en la toma de decisiones que tienen que ver justamente con la política. Afirmó: “La política debe dejar de ser un medio de vida y volver a ser un acto de servicio”. También indicó: “Hay que lograr que las decisiones de los funcionarios respondan a políticas de Estado, definidas para el campo y la agrobioindustria. Y que las medidas se tomen no para beneficiar o perjudicar a un partido político, sino para apoyar a los sectores productivos. El país necesita representantes del campo en la creación y reforma de las leyes, sino caeremos nuevamente en errores, como el de Misiones [prohibió el uso del glifosato], que perjudican a la producción de toda una provincia”.
En el repaso de temas mencionó el trabajo que está haciendo el sector en su conjunto, donde en abril pasado entregaron a cada referente político un documento llamado “Lineamientos generales de políticas públicas” y días atrás, junto a casi 60 entidades, presentaron otro con el nombre de “Agrobioindustria: aportes para un país diferente”.
“La Sociedad Rural reclama, pero no se queda en la queja. Para cada problema que señalamos, proponemos una solución. Estamos trabajando también en el campo de la sostenibilidad, incorporando, con convicción, el concepto de sostenibilidad de triple impacto, equilibrando el cuidado del medio ambiente con lo económico y lo social, para generar un desarrollo integral”, destacó.
“En este año, hemos estado presentes en los lugares más diversos del país y en las problemáticas que afectan a la diversidad de las producciones regionales. Habíamos dicho: ‘donde haya un productor, ahí vamos a estar’. Y hemos honrado nuestra promesa”, añadió el dirigente, que sumó un gran aplauso.
Antes del comienzo del acto, las cámaras mostraron a los presidenciables de Juntos por el Cambio (JxC), Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. También estaban Diego Santilli, Luis Petri, Felipe Miguel, José Luis Espert, Ricardo López Murphy y Hernán Lombardi, entre otros.
Sin presencia de autoridades nacionales, en el palco oficial estaban los titulares de la Mesa de Enlace, Carlos Achetoni (Federación Agraria), Elbio Laucirica (Coninagro) y Jorge Chemes Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), acompañando a Pino.
Entre otras personalidades, compartieron la grada oficial el ministro de Agricultura de Uruguay, Fernando Mattos; el gobernador del estado brasileño de Rio Grande do Sul, Eduardo Leite, senadores y diputados nacionales. También estuvieron dirigentes empresariales como Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio), José Martins (Bolsa de Cereales de Buenos Aires), Gustavo Weiss (Cámara de Construcción), Jaime Campos (Asociación Empresaria Argentina), Mario Griman (Cámara de Comercio y Servicios) y Cristiano Rattazzi. (La Nación)


Compartir:

LOS TÍTULOS DESTACADOS DE LAS ÚLTIMAS HORAS ↓