Soja y Maíz en la óptica de la Bolsa de Cereales

La Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca en su Reporte Quincenal afirmó la drástica caída de la producción de Soja con pérdidas de lotes mientras que el Maíz continúa afectado por la sequía.

Compartir:

La Bolsa de Cereales y Productos en su Reporte Agrícola Quincenal también analizó la situación actual del Maíz y la Soja. Además en el informe detallan la relación insumo-producto y que pasará con el clima. Aquí los detalles:
Maíz
Condición Regular: En la zona norte el cultivo se encuentra de bueno a regular, en la zona central de regular a malo y en la zona sur, la más afectada, su condición es mala. Lamentablemente la falta de precipitaciones no acompañó al cultivo en su fin de ciclo, disminuyendo las estimaciones realizadas en el último reporte. Rinde promedio estimado: 4.700 kg/ha, un 30% menos que la campaña anterior, esperándose mínimos de 2.500 kg/ha en la zona sur y máximos de 8.000 kg/ha en los partidos de Gral. Villegas y Rivadavia. En general, se observa una diferencia a favor de los cultivos implantados en forma temprana versus tardía. En los partidos de Bolívar y Daireaux la situación es inversa debido a la dificultad que afrontaron los lotes tempranos por encontrarse el área anegada durante su implantación. Por otro lado, en la zona central pampeana las heladas afectaron el llenado de grano de los cultivos tardíos afectando el potencial de rendimiento.
Estado general: El 20% se encuentra en llenado de grano, 70% en madurez fisiológica y 10% cosechado, dependiendo su fecha de siembra.
Producción Estimada: Si bien la superficie sembrada aumentó un 3%, la caída del rendimiento esperado provocaría una disminución del 10% de la producción, al pasar de 5,73 a 5,13 millones de toneladas. Cabe aclarar que el 30% de la superficie sembrada en la zona norte y el 50% de las zonas centro y sur son destinadas para fines forrajeros.
Soja
Condición Regular: Principalmente en las zonas centro y sur, mientras que en el norte su estado es bueno. Este cambio en la condición, respecto a la última recorrida a campo, se debe al estrés hídrico que siguió afectando al cultivo durante sus estadios finales. Rinde promedio estimado: 1.900 kg/ha, un 30% menos que la campaña anterior (Fig.6), esperándose mínimos de 600 kg/ha en la zona sur y máximos de 2.700 kg/ha en los partidos de Carlos Casares y Chapaleufú. Estos últimos fueron favorecidos por la baja profundidad de las napas, lo cual permitió afrontar el largo periodo de sequía estival.
Estado: El 10% se encuentra en llenado de grano, 70% en madurez fisiológica y 20% cosechado, dependiendo su fecha de siembra. Producción Estimada: La diferencia a favor de los lotes sembrados en fecha versus los tardíos es notoria. La mayoría de los cultivos de segunda se perdieron o fueron pastoreados por la falta de agua. La reducción del 3% del área implantada sumado a la gran disminución del rinde estimado, provocaría una importante caída de la producción de soja del 30% (6,85 a 4,76 millones de toneladas).
Relación Insumo-Producto
Próximo a la campaña de fina, el indicador económico más utilizado para determinar la decisión de fertilizar es la relación insumo-producto, que representa la cantidad de trigo necesaria para adquirir una unidad de fertilizante. La relación insumo/producto de la urea y el fosfato diamónico (DAP) para esta campaña es 2,3 y 3,1 respectivamente. Estos valores se encuentran por debajo de los promedios de la última década 2,8 y 3,9. Esta relación resulta favorable para urea y DAP, beneficiando la fertilización en los cultivos de fina, en búsqueda de mayor rendimiento y calidad, alentado por un precio de trigo ene-19’ que se espera en 190 U$S/tn.
Por otro lado, desde el punto de vista económico, el trigo con un precio actual de 230 u$s/tn se posiciona para esta campaña como un cultivo más que atractivo. Recordemos que a igual periodo del año anterior el precio era de 155 u$s/tn.
Pronóstico climático
Las futuras precipitaciones, en general, no influirían en los rendimientos de los cultivos de Soja y Maíz por el avanzado estado de madurez que presentan. Las heladas registradas en la primera quincena de abril afectaron con distinta severidad los lotes tardíos cortando el desarrollo de los cultivos, principalmente en la zona centro y sur del área de influencia.
Según los registros obtenidos por la Red de Estaciones Meteorológicas de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, las precipitaciones de este último fin de semana de abril oscilaron entre 10 y 50 mm dependiendo la zona. Las mismas resultaron útiles para cargar los perfiles y favorecer el barbecho de los cultivos invernales. Seguramente esta acumulación de agua consolidará o aumentará la intención de siembra de trigo (4%) y cebada (3%) manifestada previamente por productores de la región.
En cuanto a la ganadería, las lluvias permitirían continuar el desarrollo de las pasturas y verdeos de invierno que estaban en estado crítico. Teniendo en cuenta que estamos en plena zafra de terneros y la condición de la hacienda por la falta de pasto es regular, se ha generado una sobreoferta de animales difícil de colocar en el mercado. De continuar las precipitaciones, el aumento de la receptividad de los campos favorecería la recría de terneros.
Zonas relevadas
Norte: Bolivar – C. Casares – Daireaux – G. Villegas – H. Irigoyen – Pehuajo – Rivadavia – T. Lauquen – Chapaleufú – Maracó – Pellegrini – Salliqueló – Tres Lomas
Centro: A.Alsina – Azul – C. Dorrego – C. Pringles – C. Suárez – G. Lamadrid – A.G. Cháves – Guaminí – Laprida – Olavarria – Saavedra – Tres Arroyos – Catriló – Conhelo – Quemú Quemú – Rancul – Realicó – Trenel.
Sur: Bahía Blanca – C.Rosales – Patagones – Puán – Tornquist – Villarino – Atreucó – Capital – Guatraché – Hucal – Toay – Utracán.


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •