Se “precipitaron” los valores hacia arriba

En una jornada lluviosa, todo fue en alza en Bahía Blanca, gordo firme, toro por las nubes y la invernada, insostenible.

Compartir:

Los pronósticos de la mañana, por suerte fallaron: llovió de principio a fin, algo que hace años no teníamos en un remate por Bahía Blanca. Así, en este día casi histórico (primera vez en remates donde son “dos” los carros que siguieron corral por corral), los pocos presentes vieron un mercado disparado en todas sus variables. Desde temprano, una garúa mostró los primeros “200$” en el gordo de consumo, para ver toda la vaca firme, de principio a fin. Claro, el toro se llevaría los aplausos con promedios hasta ahora nunca vistos y máximos que deberían ponerse en cualquier cartelera.
La lluvia se puso intensa cuando se decidió sumar una camioneta al clásico carro tirado por el tractor, para dar “techo” a los concurrentes (casi todos operadores) y enfilar así a lo que sería un remate ágil, sostenido y con valores sin dudas, récord de lo visto hasta el momento.
La cabeza del novillo mostró que la jornada sería vertiginosa, rápidamente se fueron hacia arriba los valores, con pujas y con todo el ternero muy firme, con máximos y promedios destacados. A tal punto fue lo del macho, que los muy buenos valores de la hembra, quedaron atrás, no por mercado, sino por la amplia diferencia de un macho que fue muy arriba. Por eso toda la invernada dejó esa sensación de firmeza.
Los lotes de secas, con garantía y con cría, fueron el “decorado” como únicas categorías dentro de los precios de un remate que no tuvo piedad para los que fueron con valores de mercado, ya que todo estuvo por encima.
Al final, como si todo hubiera sido preparado, ceso la lluvia, para una región complicada en materia de campos, pero que hoy ve con asombro e incertidumbre, este nuevo mercado –anunciando hace meses- que va asomando de cara a fin de año.
Los valores:

Gentileza: Carlos Bodanza


Compartir: