Piden precisiones sobre los controles al trigo HB4

Las entidades rurales volvieron a advertir por el riesgo de que estos granos se mezclen en la cosecha y lleguen a mercados que no los permiten. Desde Bioceres aseguran que se aplican controles estrictos.

Compartir:

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (Ceea) emitió un comunicado en el que manifestó su preocupación por el crecimiento del área sembrada con trigo HB4, la variedad desarrollada por Bioceres que confiere al cereal tolerancia a condiciones de estrés hídrico y salinidad.
Las entidades rurales le pidieron al Gobierno conocer más detalles de cómo se está controlando esta producción, con el fin de evitar que se mezcle al momento de la cosecha con otros granos. Cabe recordar que en ningún mercado a nivel mundial está permitido el ingreso de trigos transgénicos.
La Mesa reiteró su apoyo a la ciencia nacional y a la innovación tecnológica, pero remarcó: “Consideramos un dato relevante mencionar que no existe país que haya aprobado el consumo de este trigo transgénico”.
La llave principal estaría en Brasil, principal mercado del trigo argentino, que todavía no ha expresado novedades respecto a un posible aval a esta variedad. Y por el contrario, Abitrigo sigue poniendo reparos y advirtiendo que no aceptará embarques “contaminados” con trigo HB4.
No obstante, aún si Brasil finalmente aprobara esta semilla, también restan el resto de los mercados abastecidos por Argentina que no aceptan trigos OGM.
Mas superficie
El temor del ruralismo despertó luego de que Bioceres diera a conocer que tras sembrar más de 6.000 hectáreas para ensayos en la campaña pasada, este año implantara más de 50.000. Significa, potencialmente, “una producción que permitiría sembrar dos millones de hectáreas, un 30 por ciento de la superficie total de trigo”, advirtió la Mesa de Enlace.
Y continuó: “Cuesta entender la razón de hacer y autorizar semejante volumen de producción de trigo que legalmente no puede comercializarse. Tan elevado nivel de producción hace realmente imposible su contralor por las autoridades oficiales, razón por la cual será inevitable que se genere un proceso de contaminación de los trigos no modificados genéticamente”.
Desde ese punto de vista, enumeró los interrogantes que considera preocupantes: “¿Quién va a controlar efectivamente esta producción? ¿Dónde se almacenarán las 240.000 toneladas potenciales a cosechar? ¿Existe algún plan de contingencia en el caso de las contaminaciones? ¿Qué pasará en los puertos y eventualmente ante un rechazo de embarques? ¿Alguien ha medido las consecuencias de que se declare a la Argentina como un origen de trigo contaminado? ¿Quiénes serán los responsables de semejantes perjuicios? ¿Cuántos serán los costos adicionales por controles y derrumbe de los precios internacionales?”
La Mesa calcula que en la próxima campaña el trigo generará unos 3.200 millones de dólares en exportaciones, que podrían peligrar si llegan a mezclarse granos transgénicos con los envíos “normales”.
“Este valor peligraría en caso de que Argentina no sea considerada como un oferente de trigo pan. Frente a semejantes perjuicios, las autoridades deben tomar medidas urgentes a fin de impedir que se produzcan, confinando y garantizando totalmente su no ingreso en la cadena comercial y bajo estrictos protocolos, a la desmedida producción de trigos transgénicos anunciada, así como la publicación de un informe con los controles realizados por la autoridad competente”, subrayó la Mesa.
Aclaraciones
En este contexto, según pudo establecer Agrovoz, desde Bioceres prefieren evitar polémicas y optaron por no emitir un comunicado o nota en respuesta a este reclamo de las entidades del campo.
Solo se limitaron a recordar que, desde que comenzaron con la reproducción del trigo HB4, vienen produciendo bajo identidad preservada y con protocolos y controles estrictos, con el fin de evitar cualquier problema.
Además, que mantienen negociaciones en Brasil y en otros destinos para lograr la aprobación de esta variedad. Hasta tanto esos avales no estén, no se comercializará. (Agrovoz)


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •