Importante jornada de la SRA

El presidente de la entidad organizadora -Daniel Pelegrina- sostuvo que "de la mano del campo, en la Argentina tenemos metas grandes por cumplir". Fue el marco de la reunión de directores y delegados zonales de la Sociedad Rural Argentina (SRA), se está desarrollando la jornada abierta "El Campo después de La Niña", en el predio de la entidad en Palermo.

25

El presidente de la SRA, Daniel Pelegrina, destacó: “El campo está sufriendo las consecuencias de una grave sequía, de las peores de la historia”, y agregó que “a esta situación interna se suma un complicado panorama internacional, el mundo se nos presenta como una gran incógnita y esto trae un enorme desafío”.
Al mismo tiempo, explicó que “el riesgo internacional se eleva aún más, por la guerra comercial que decidieron pelear Estados Unidos y China”.
Los números de la sequía
El presidente de la SRA, detalló: “Estimamos que la pérdida en granos será del 21%. Mientras el año pasado se alcanzaron las 125 millones de toneladas de cereales y oleaginosas, ahora proyectamos que al finalizar la campaña habrá 99 millones de toneladas”.
“Durante la campaña 2017/18, las exportaciones de granos valorizada a los precios FOB a cosecha actuales serán de U$S 24.053 millones, 20% menos que el año anterior, lo que representa unos U$S 5.934 millones menos”.
Asimismo, Pelegrina señaló que “por el efecto de la seca trascurrida durante este verano, la situación de endeudamiento se profundizó respecto de diciembre”. En este sentido, ejemplificó: “Cada punto porcentual de retención de la soja significa $3.500 millones de pesos menos de ingresos al productor. Por eso creemos que frente a esta situación de endeudamiento, lo más conveniente sería acelerar la reducción de las retenciones a la soja. Una medida así, permitirá que los productores que vienen muy golpeados, puedan saldar con mayor celeridad sus deudas y volcar un mayor nivel de ingresos a la producción”.
“La agricultura no es la única actividad afectada. La producción de carnes y leche también lo está. Algunas de las consecuencias de la sequía son el aumento del precio de los alimentos – que afecta especialmente a la lechería y la producción de pollos y cerdos-, la caída en la disponibilidad de forrajes, la necesidad de venta anticipada de ganado para bajar la carga ante la menor disponibilidad de forraje y la caída de los indicadores de preñez, que afectarán la oferta de terneros en el otoño de 2018”.
En la apertura de la jornada, Pelegrina indicó: “Más que nunca, queda claro que el campo es el motor de la Argentina y que cuando este motor se desacelera también lo hace la economía”. En tal sentido, agregó que por el efecto de la sequía, “el país entero va a crecer entre un 0,7% y un 1% menos de lo que estaba previsto”.
“De la mano del campo, en la Argentina tenemos que proponernos metas grandes, porque las podemos cumplir. Tenemos la experiencia de haberlo hecho. Las metas grandes tienen que ver con un desarrollo de país y con sentirnos más orgullosos como nación”, manifestó Pelegrina.
Al cierre de su exposición, el presidente de la SRA dijo: “Así como en los últimos dos años, el campo fue fuente de buenas noticias, por su producción récord, el repunte de la carne, la tracción del impresionante crecimiento de otros sectores como el de la maquinaria agrícola, la venta de insumos, la compra de camionetas. Todo esto, sin lugar a dudas, como respuesta a un acertado cambio de políticas hacia el sector”.
Qué nos deja y cómo sigue La Niña
En el primer panel, Stella Maris Carballo, especialista del Instituto de Clima y Agua del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) señaló: “Ahora nos está acompañando un calor muy intenso y estamos bajo probabilidad de lluvias dispares, pero el fin de semana se combinará con un frente frío”.
Luego, Carballo afirmó: “Los cultivos a los que más impacta La Niña son los cultivos de verano”. Además, sostuvo que “en agosto y septiembre son los meses en que el pronóstico para el verano se hace más certero”.
De cara a lo que se viene, Carballo dijo: “Para el trigo, lo primero que tenemos que tener es el perfil lleno. La preocupación es contar con el perfil cargado. Esperamos lluvias en abril y parte de mayo para recargar perfiles, que será lo más importante”.
A su turno, Gabriel Tinghitella, de AACREA, analizó las herramientas tecnológicas a disposición de los productores, para anticipar y sobrellevar con mayor eficiencia fenómenos climáticos en tiempo real.