Una cooperativa de solidaridad ilimitada

El 21 de marzo la Cooperativa Agrícola Limitada de Micaela Cascallares arriba a su 90 aniversario y repartirá 12.900.000 pesos entre 15 instituciones de bien público, un monto sin precedentes para este tipo de acciones. Su presidente, Alejandro Albertsen, repasó la historia y se refirió al presente de la entidad en CAMPO total radio.

Compartir:

La Cooperativa de Cascallares, con su solidaridad, su sólido presente y su 90 aniversario, fue la gran protagonista del espacio que los viernes CAMPO total radio le dedica a destacar acciones que nos invitan a ver “el medio vaso lleno” de la realidad. Así es que en una linda charla con el presidente Alejandro Albertsen, paseamos por la historia y el presente de la entidad que es ejemplo por su evolución y también por su responsabilidad social.
“Nuestra cooperativa, como la mayoría, fue fundada en la década del ’30, cuando había una crisis importante y los productores fueron decidiendo agruparse para tratar de pasarla todos juntos”, indicó Albertsen sobre el origen de la Cooperativa de Cascallares, de mano de 84 socios y allá por marzo de 1931. Apellidos de origen vasco y danés, principalmente, aparecen en el acta de fundación, firmada el 21 de marzo, nueve décadas atrás.
“Llegamos a 90 años de vida institucional, es un orgullo, es un número importante, es cierto, pero tenemos la esperanza y las expectativas de que sean muchos años más los que cumpla nuestra querida cooperativa”, dijo.
– ¿Cómo arriba a los 90 años la Cooperativa?
– Desde que se fundó hasta la fecha, la cooperativa ha tenido un crecimiento constante. Si bien habrá habido épocas buenas y malas, el crecimiento fue constante hasta llegar hasta este presente, que nos muestra una entidad sólida y saneada económica y financieramente. Así que estamos muy orgullosos de poder continuar la obra que empezaron aquellos visionarios hace 90 años.
– Imposible no sorprenderse cuando uno circula por la ruta 3 y observa la imponente planta de silos en Cascallares. ¿Qué capacidad de almacenamiento tiene?
– Tenemos 250.000 toneladas de capacidad de acopio en total, contabilizando las instalaciones de Barrow y El Carretero. Pero la planta de Cascallares, es sin dudas una de las más importantes de la provincia. Y además del tamaño, cuenta con desvío ferroviario que nos permite transportar granos por tren también. Aunque, como en Cascallares hay muchos propietarios de camiones, siempre tratamos de darle prioridad y trabajo a la gente de la localidad.
En esa respuesta ya se asoma la responsabilidad social que ha caracterizado a la cooperativa desde su fundación. Entonces la charla se mete de lleno en el terreno solidario.
“Desde que yo tengo memoria, nuestra Cooperativa siempre tuvo la misma línea: tratar de mejorar la calidad de vida de los habitantes de las comunidades en las que desarrolla su actividad. Entendemos que debemos cumplir ese rol. Y este año, en el marco del 90 aniversario decidimos hacer un esfuerzo mayor para beneficiar a las instituciones de bien público que están en nuestra área de influencia. Así es que el próximo viernes donaremos 12.900.000 pesos para distribuir entre 15 entidades”, comentó.
“El aporte que realiza la cooperativa es importante, pero no se compara con el que hacen las personas que, casi siempre en forma anónima y sin recursos, llevan adelante estas entidades”, agregó.
– ¿Desde cuándo decidieron llevar esta donación anual para las instituciones de bien público?
– El aporte a distintas instituciones y a la comunidad de Cascallares es un hecho corriente. Lo que ha cambiado desde 2017 es que decidimos concentrar la ayuda en una donación anual y distribuirlo en 15 entidades de bien público. Entendimos que con esta modalidad la colaboración es más beneficiosa porque cada institución recibe una suma importante que puede invertir en alguna obra o en un proyecto relevante.
Lo expresó el presidente Albertsen, en lo que respecta a Cascallares, al margen del aporte que se les hace a las instituciones con la donación, todo el año la entidad está colaborando y aportando para el bien de la localidad. Pavimentación de calles, obra de gas, compra de luminarias, de cámaras de seguridad, forestación, puesta en valor del club, del centro de jubilados, son solo algunos de los aportes realizados por la Cooperativa. Pero hay uno que Alejandro siempre lo destaca.
“La obra más importante y que más orgullo nos genera fue la construcción de una escuela que luego fue donada a la Provincia y se transformó en la Escuela Agraria. Con eso logramos que los chicos de la localidad puedan permanecer en la localidad a completar sus estudios”, indicó.– ¿Cuáles son los desafíos de la Cooperativa de cara al futuro?
– La identidad y el sentido de pertenencia son cuestiones intangibles, pero que tienen un peso determinante para quienes integramos la Cooperativa de Cascallares. En un contexto de bonanza y solidez, que quedó expresado en la asamblea anual realizada en febrero para tratar el resultado positivo del último balance, se ratificó que seguiremos apuntando a crecer de la mano de la evolución de nuestros asociados. No hay planes de expansión a otras zonas, sí de generar nuevos negocios y condiciones propicias para que nuestros asociados puedan aumentar el volumen de operaciones.
En el cierre, Albertsen ensayó lo más parecido a una declaración de principios: “Nosotros vamos a contramano de la mayoría, no queremos crecer, no nos interesa tener sucursales por todos lados, porque eso hace que se pierda la identidad. Somos pocos asociados, alrededor de 100, la mayoría amigos, y además casi todos tenemos una historia en común con la Cooperativa, porque fue fundada por los abuelos, porque los padres fueron socios… Y cuando uno se expande esa historia se pierde.


Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •