“El mercado interno es, como siempre, el que nos está salvando”

Así lo señaló Ulises Forte, titular del IPCVA, en plena pandemia mundial

4
Compartir:

En la modalidad de videoconferencia, el presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), Ulises Forte, dejó –esta tarde– definiciones sobre la coyuntura del sector en medio de la pandemia.
El dirigente, desde la ciudad pampeana de General Pico, respondió a una invitación de la Asociación Bonaerense de Periodistas Agropecuarios (ABOPA), participando también de la reunión –por Zoom– miembros de Periodistas Alimentarios y del Círculo de Periodistas Agropecuarios de la Provincia de Córdoba (CIPAG).
Algunas de las definiciones de Forte son las siguientes:
“Veníamos con todos los récords de exportación, con mucha presencia en ferias, con más seminarios y jornadas, pero de golpe nos cayó un baldazo de agua fría. Y tuvimos que salir a aprender sobre la marcha. Desde el IPCVA nos fuimos todos a la casa, pero nadie de vacaciones y hemos mantenido vivos los estudios y encuestas de precios, por ejemplo, siempre por vía online”.
“También estamos con un tema sanitario que nos involucra: la no vacunación de animales en algunos estados de Brasil. Estamos preocupados y desde el IPVCA nos pusimos a disposición del ministerio (NdR: de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación) y del Senasa para ser estrechos colaboradores en las decisiones que tomen para intervenir ante algún problema. No somos nosotros los que decidiremos, pero vamos a estar”.
“Sobre este tema de Brasil creo que se deben redoblar esfuerzos en las fronteras, para que acá se siga vacunando siempre. De los organismos oficiales no puedo quejarme porque siempre responden, más allá de que no hemos charlado en detalle”.
“Hoy China vuelve a ser la salvación por los cupos de exportación, justo en la zafra de la vaca a tacto, que sale vacía y que no sirve para cría. Esto le dio un valor digno al animal. Vale aclarar que el mercado chino se recuperó ahora, pero pagando un 40 % menos que el año pasado. Estábamos en 7.000 dólares (NdR: la tonelada) de promedio y ahora es de U$S 4.000”.
“Estados Unidos está muy firme y, lentamente, se va recupera el resto de los mercados de exportación. ¿Si cumpliremos con la Cuota Hilton. Es muy difícil. También está vinculado con la extensión de la pandemia”.
“Una vez que pase esto vamos a tener que ponernos más serios en el tema de la comercialización de la carne. No podemos seguir con trazabilidad por grupos, porque hay muchas falencias. El mismo público en general va a comenzar a mirar más la etiqueta que el contenido de la bandeja”.
“El mercado interno, como siempre, nos viene salvando. Ya lo hizo con la aftosa, luego con el cierre de las exportaciones y ahora con la pandemia. Levemente ha repuntado el consumo y nos sorprendió el cambio de modalidad”.
“Desapareció un gran producto como el asado, porque no está más en las reuniones ni en los restorans y comenzó a salir lo que tiene más cocción, ya que la familia está más en sus hogares”.
“El repunte de consumo de carne llevó a los 53/54 kilos por cápita (NdR: por año), cuando veníamos de un piso de 50 k/h/a. Es una tendencia. No hay reemplazo, pero sí insisto en que cayó el asado y subieron la carne picada y la de horno. Esto demuestra que en la casa todos se pusieron a cocinar”.
“El mercado interno, donde va el 80 % de la carne argentina, es el gran sostenedor de la ganadería. Siempre dependimos más de la billetera gorda y contenta, que de las exportaciones. Pero no sé hasta cuándo será esto, porque ahora incide mucho el poder adquisitivo. Más que optimista hay que ser ilusionista para una eventual recuperación económica en el corto plazo”.
“¿Si los precios irán a la baja? No me lo imagino. Tampoco habrá una incipiente suba”.
“No creo que lleguemos a los valores exportables del año pasado. Mucho depende de la extensión de la pandemia y de la logística para la comercialización. Por ejemplo, vemos que los Estados Unidos ha repuntado con el ritmo de compra de nuestra carne. ¿Si es por contagios de personal de frigoríficos? Puede ser, pero también que ese es un mercado abierto y que el IPCVA trabajó mucho, oportunamente, para la difusión”.
“A Israel, por ahora, no podemos exportar. La faena es presencial y eso no se está haciendo porque no hay rabinos y no pueden viajar desde allá. ¿Si vienen a medianos de junio? No está confirmado. También hay que tener en cuenta que, una vez que lleguen, deben estar en cuarentena y eso sería un retraso”.
“Seguimos avanzando hacia otros mercados, pero hoy sabemos que la relación de nuestro país con Brasil no pasa por el mejor momento. Es un cuello de botella”.
“Hoy no se habla de una intervención de los mercados. No creo. Hay oferta (NdR: de carne) para el mercado interno y para el externo y se cubre la mesa de los argentinos. Incluso, hasta el (NdR: precio del) cerdo en pie está por el piso, por lo que es otro canal garantizado. Por eso siempre insistimos en que la solución es aumentar la oferta y no restringir la demanda”.
“El dólar está muy bajo; es el más barato del Mercosur. Hoy la Argentina tiene 5 o 6 valores diferentes, pero si ponemos un dólar competitivo luego viene una escalada de precios y así siempre estamos en el mismo lugar; es como el huevo y la gallina”.
“El problema de los cueros es desde hace 30 años. Cuando tuvimos gobiernos intervencionistas y proteccionistas era porque había que proteger y cuando tuvimos gobiernos liberales y ultramercadistas tampoco lo pudimos arreglar. Entre el problema de los cueros, los de comercialización y los altos impuestos, nada cierra en este negocio. Lamentablemente, existe un lobby feroz. Es un tema político y económico, y hemos llegado a un punto en que hay que pagar para que se lleven los cueros de los frigoríficos. Es una vergüenza”.
“El próximo encuentro de capacitación del IPCVA se producirá el miércoles 3 de junio en el NEA, a través de un seminario online. Será más corto, de 3 o 4 horas y con acceso libre. Aún debemos fijar otra fecha para Río Cuarto, que nos quedó pendiente”.
Guillermo Rueda para ABOPA


Compartir: