Ensayos con Sorgo ¿Quien da más?

Evaluación del rendimiento para silaje de planta entera.

Compartir:

Conocer el comportamiento de distintos híbridos de sorgo con destino a silaje, en condiciones de campo, a través de la determinación del rendimiento resulta fundamental en un proyecto productivo. Sin embargo no es tarea sencilla para los productores, dado que existe una gran variabilidad genética, con distintos tipos morfológicos y una permanente aparición de nuevos materiales que dificulta la elección del híbrido que se planea ensilar.
Generando información que contribuye a la toma de decisiones y como parte de un trabajo de seguimiento, desde hace más de una década, los técnicos de la Estación Experimental Agropecuaria Cuenca del Salado de INTA realizan ensayos comparativos orientados a evaluar aspectos referidos al comportamiento de diferentes híbridos de sorgo.
Buscando “evaluar el comportamiento de distintos híbridos de sorgo con destino a silaje, en condiciones de campo, a través de la determinación del rendimiento y biomasa”, los técnicos del INTA realizaron un ensayo comparativo de híbridos de sorgo durante la campaña 2019/20120 en la Chacra Experimental Chascomús, perteneciente al Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires, en el marco del trabajo integrado INTA-MDA.
En el ensayo iniciado a fines del mes de noviembre del 2019, con “siembra en directa sobre un suelo cuyo cultivo antecesor fue avena para silaje”, “participaron 16 materiales de sorgo con características contrastantes en cuanto a la proporción de las partes constitutivas de la planta (hoja, tallo y panoja), desde graníferos hasta fotosensitivos”. En pre-emergencia del cultivo se realizó un control de malezas. “A inicios del mes de abril se cosechó y se determinó el rendimiento de materia verde” (RMV).
Según comentan los técnicos del INTA “la mayoría de los materiales al momento del picado se encontraban en estado de grano pastoso. Se tomaron muestras de cada material para la determinación del porcentaje de materia seca (MS) y además se seleccionaron 10 plantas al azar de cada parcela a las cuales se les determinó la altura hasta la inserción de la panoja y el porcentaje de azúcar en la base de tallo con un refractómetro de mano”.
En cuanto a la caracterización climática de la campaña los técnicos del INTA describen que “las condiciones hídricas mejoraron en la segunda parte de diciembre y principios de enero, lo que permitió una recuperación de las parcelas”. Durante todo el período crítico del cultivo (fin de febrero, marzo), “las precipitaciones fueron abundantes, lo que permitió asegurar buenas tasas de crecimiento para la generación de un elevado número de granos por planta (principal componente del rendimiento) y buenos volúmenes de forraje total”. Asimismo, “las condiciones de llenado de grano fueron buenas, tanto en precipitaciones como en temperaturas, lo que permitió lograr buenos rindes totales”.
Sobre los resultados del ensayo los técnicos a cargo indican que “se observaron diferencias significativas en altura de planta y porcentaje de azúcar”. Al respecto explican que “la altura promedio fue de 163 centímetros, registrándose un máximo de 239 centímetros (Genesis Fotón) y un mínimo de 105 (Nuseed Nugrain 440 T), mientras que el porcentaje de azúcar promedio fue de 9,12 ºBrix, con un máximo de 13 ºBrix (AdSur 91) y un mínimo de 5,50 ºBrix (O. Pemán Takurí).
En cuanto a las variables de rendimiento, también “se registraron diferencias significativas, tanto en el rendimiento en materia verde (RMV, p=0,0003), como en el rendimiento en materia seca” (RMS, p=0,0001) (Tabla). El de verde promedio “fue de 45124 Kg/ha, registrando un máximo de 56529 Kg/ha (O. Pemán Silero INTA), y un mínimo de 37402 Kg//ha (AdSur 86), mientras que el seca promedio fue de 14568 Kg/ha, con un máximo de 18824 Kg/ha (O. Pemán Silero INTA), y un mínimo de 11670 Kg/ha” (AdSur 86).

Click aquí para ver el trabajo completo


Compartir: