La Cooperativa Alfa arribó a su 82º Aniversario

Fue creada en 1938 por colonos holandeses para afrontar los problemas de la producción agropecuaria. Hoy es un emblema para Tres Arroyos y la región.

Compartir:

En un contexto muy particular y en un escenario dominado por la pandemia que domina al mundo, la Cooperativa Rural Limitada Alfa llega hoy a su 82° aniversario y alcanza este nuevo cumpleaños mostrando una solidez que es motivo de orgullo.
En 1938, colonos holandeses crearon la entidad para afrontar los problemas de la producción agropecuaria. Alfa fue evolucionando a partir del esfuerzo y, sobre todo, del sentido de pertenencia de sus socios. “Esta vez el aniversario se da en un contexto muy particular y no hay lugar para celebraciones. Institucionalmente la cooperativa está muy bien y con el objetivo de siempre: mejorar el servicio para el asociado”, dijo el presidente Juan Ouwerkerk (foto inferior).
“Momentáneamente no tenemos planeadas realizar grandes obras debido al contexto que estamos atravesando. Se sigue haciendo todo lo relacionado al mantenimiento de la planta e inversiones menores. Pero teníamos planificada una ampliación que por ahora quedó trunca”, explicó.
Una obra que está parada por la cuarentena es la nueva veterinaria, que se finalizará apenas se normalice la circulación. “Nos quede un mes de trabajo, está quedando muy linda”, aseguró.
La veterinaria nueva estará ubicada en la propiedad contigua al edificio de La Segunda. De este modo, la sede de la calle Maipú quedará como depósito.
Solidaridad
A lo largo de sus 80 años de vida, la cooperativa siempre fijó actividades extra sector agropecuario para poder estrechar su vínculo con la comunidad y cumplir un rol institucional tranqueras afuera. “Entendemos que debemos realizar distintas acciones para aportarle algo a la comunidad y no sólo ocuparnos de lo relacionado con el sector”, analizó el titular del consejo de administración de Alfa.
En definitiva, el objetivo final es la acción solidaria “que es la base del sistema cooperativo”, completó. Y en este sentido a partir de la irrupción del coronavirus, desde la cooperativa se buscó la manera de colaborar.
“Hace unas semanas hicimos una primera donación para el Hospital Pirovano junto a otras entidades para comprar el primer respirador, y ahora tenemos disponibles 100.000 pesos que nos entregó la Asociación de Cooperativas Argentinas para destinar como ayuda”, contó Ouwerkerk, quien es nieto y bisnieto de socios fundadores de la cooperativa y desde hace 12 años preside el consejo de administración de la entidad.
“El lunes tuvimos una reunión virtual de directorio y analizamos que uso darle al dinero. He tenido contacto con gente del Hospital y están cubiertos en lo que son insumos, así que estamos viendo cuál es la situación de los comedores escolares. También puede ser que destinemos parte del dinero a los comedores de las escuelas que participan en nuestro programa de huertas escolares. Lo que no hay dudas es que habrá mucha necesidad de alimentos en las próximas semanas”, comentó.
En lo que respecta a Sembrando Futuro, el mencionado programa de huertas escolares, la cuarta edición se está llevando adelante en modo coronavirus: como los chicos no están yendo a clases, la ingeniera Ana Jensen -la madre del proyecto- preparó sobres son semillas de acelga para que los alumnos arranquen una plantación en sus casas.
Como seguramente muchos de los chicos nunca deben haber sembrado hortalizas, la ingeniera se encargó de realizar unos tutoriales que fueron subidos al Facebook del programa, en cada sobre con semillas se escribió el link para que cada alumno pueda entrar y ver cómo se siembra la acelga, “que es algo muy sencillo”, aclaró la ingeniera.
El inicio como Excelsior
El 16 de abril de 1938 se realizó la asamblea constitutiva de la cooperativa. Entre los impulsores de la idea se encontraban Jacobo Groenenberg, Juan Verkuyl y Diego Zijlstra. “Se trata -consta en el Acta N°1-, de dejar constituida una sociedad cooperativa de agricultores holandeses y productores rurales en general”.
Inicialmente, la denominación era “Cooperativa Rural Limitada Excelsior”, nombre elegido por quienes habían resuelto constituir “una sociedad destinada a ser apoyo solidario de los agricultores, hacendados y propietarios rurales de origen holandés que vivían en la zona”.
El nombre tuvo que cambiarse porque ya existía una entidad con esa denominación y el 16 de noviembre de 1939, en asamblea extraordinaria, se eligió el nombre de Alfa. (LVP)


Compartir: