Don Romeo, una gran fiesta de principio a fin

La familia Spinella-Pastore preparó un evento del nivel que nos tiene acostumbrados. Desde lo social hasta lo genético y pasando por lo económico no hubo fisuras. Un gran cierre para la campaña de reproductores en la región.

12
  • Hoy se realizó el 14º Remate Anual de Cabaña Don Romeo de Spinella en la Sociedad Rural de Olavarría en una excelente jornada mas aún luego de las bendecidas precipitaciones. Así la cabaña olavarriense coronó el cierre de la campaña de reproductores en nuestra región y de la mejor manera.
    A través de la Consignataria Madelán con todo su gran equipo liderado en éste evento por el Med. Vet. Tomás Tejedo y con el martillo de Patricio “Paddy” Mac Grath, se comercializó con mucha agilidad la totalidad de los 781 animales Angus ofrecidos con un plazo de 180 días libres ó 10 cuotas fijas en pesos. Además los clientes frecuentes tuvieron un plazo de un año libre para los toros. Quizás para muchos no lo crean pero éste remate vas mucho mas allá de ese plazo, sin temor a equivocarme es la mayor oferta del país de la misma marca en un sólo remate.
    Si uno debiera hacer una especie de relato de lo ocurrido, el comienzo debe ser con la gran fiesta que esperaba en el predio, hasta en el mínimo detalle estético y amplias propuestas gastronómicas para las mas de 1300 personas, un récord de concurrencia.
    Luego y demostrando la cantidad de gente que participó, cuando todavía quedaban varios centenares almorzando la amplia tribuna estaba completa al igual que el contorno de la pista.
    En cuanto al gran volúmen de hacienda, el estado era realmente excelente lo que mostró el gran trabajo de todo el equipo que lidera genéticamente el gran Carlos Ojea Rullán liderando el equipo de campo de Don Romeo con Eduardo Peralta a la cabeza.
    Y luego del Himno Nacional arrancó fuerte la venta con el Pedigree, tanto en hembras como en machos logrando máximos destacados y un gran promedio.
    Si hablamos de los toros PC, si tenemos en cuenta la altura del año y las complicaciones del país, nada pudo con una oferta acertada en cantidad que lograron un promedio que superó los 145 mil pesos y dónde los aplausos fueron varios cuando se llegó a los 225 mil para el máximo de la categoría.
    Después toda la vaquillona. Allí también muy fuerte la venta, nunca perdió la gran agilidad con la que se arrancó y tanto paridas como preñadas (todo por IAFT que no es poco) y para entorar volaron a precios que quizás hasta los propios organizadores sorprendió.
    En realidad el éxito de algo no se fundamenta en un sólo aspecto. Y aquí quedó demostrado. Pasión, inversión, equipo, trabajo, esfuerzo y compromiso, todo eso hace que lo de Don Romeo fuera hoy una gran fiesta de la ganadería. Esa noble ganadería que no conoce límites pasionales y que sin dudas hacen grande al país pensando en ser cada día mas eficientes.
    Hoy en Olavarría los resultados estuvieron a la vista de cómo se deben hacer las cosas, pero créanme -aquel que aún lo dude- no hay recetas mágicas. Sólo que deberá esperar 365 días para vivir para el próximo gran evento de Don Romeo.
    El resumen de la venta fue el siguiente: